Share on Google+Share on FacebookTweet about this on Twitter

No me gusta el fútbol, no comprendo como se puede gastar tanto dinero en un jugador, no entiendo de estrategias de juego, ni de jugadores, ni de alineaciones… apenas puedo reconocer a algún jugador o saber si se está jugando mejor o peor.

No obstante y aunque no lo comprenda, el fútbol es el deporte rey y los mundiales posiblemente la competición más importante a nivel mundial del deporte, por encima posiblemente a las olimpiadas. No, no lo entiendo, pero en cambio me alegra ver que aunque sea por un deporte absurdo, el país se une a una esperanza y en este caso a una victoria. Y es así como funciona el espíritu humano… incapaz de salir a la calle para protestar por injusticias, pero matan y hacen lo que sea por ver a su equipo ganar.

Aun así no me quejo, todo lo contrario. He visto el partido de principio a fin, he bebido, he reído, he gritado y he comido todo tipo de porquerías. Al acabar, una visita al pub, un par de copas, abrazos de amistad y un brindis para cerrar. En realidad nosotros no hemos ganado nada, y en cambio la ilusión en la gran mayoría de todos los españoles es más que presente. Si señores, no lo entiendo, pero me alegro que aunque sea por un deporte, ver caras de alegría, lágrimas de felicidad y para muchos un sueño cumplido.

 

Hoy me siento igual de Español que hace dos días y siento por el futbol la misma pasión que antes de comenzar los mundiales: Ninguna. Pero me acostaré un poco más feliz al ver que aun queda algo de sangre en este Pais. Si bien es cierto que los partidos no los jugamos nosotros y que la copa del mundo no nos pertenece, si compartimos todos la misma patria, y eso señores mío, sí debe de ser un orgullo, tanto para mí como cualquier nacionalista, a fin de cuenta nuestra tierra es la misma.

Felicidades a todos, y en especial a aquellos que realmente hicieron posible que España hiciese historia, que aunque muchos no lo comprendamos bien, sí es una ilusión para el 90% de todos los españoles.