Share on Google+Share on FacebookTweet about this on Twitter

Hoy vamos a aprender un poco de política de empresa Apple: (Siempre desde mi punto de vista, claro está)

 

Regla Primera: La negación

Ante cualquier posible escándalo, problema, defecto… sea real o no lo sea, simplemente no existe. Si esto implica reírnos en la cara de los usuarios nos reiremos en la cara de los usuarios.

 

Regla Segunda: Yo no he sido

Sea cual sea la posible queja o problema, este no solo no existe, sino que de existir en un hipotético caso, el problema no es nuestro, es de una tercera empresa, del usuario que sujeta mal el dispositivo, de la tecnología en sí, de las exageraciones, de la leyenda urbana… puede ser incluso un problema del presidente del gobierno antes de que pueda tener algo de culpa la empresa, a fin de cuenta somos perfectos.

 

Regla Tercera: Nuestro cliente es idiota

Dado que la gran inmensa mayoría (un 95%?) de nuestros clientes son… digamos que personas sin que les importe mucho la realidad o la veracidad de las cosas, así como  muy poco dados a meditar o pensar las cosas (por no decir algo más feo), podemos mentirles lo que queramos, ocultarles la verdad e incluso hacerles ver lo negro como blanco. Es más, son un blanco perfecto al cual echarle la culpa si algo va mal, y al cual hacerles creer que todo va bien cuando nuestros ingenieros o las propias decisiones de la empresa hacen que las cosas vayan mal.

 

Regla Cuarta: La hipocresía como arma

Dado las tres reglas anteriores, podemos contradecirnos lo que queramos, no se van a dar cuenta. Antes de ayer nuestro amado presidente Jobs decía que quien tuviese problemas de cobertura era pq lo sujetaba mal, ayer nos decía que no existía problema alguno que era algo natural a todos los fabricantes de móviles y hoy nos enteramos que han despedido a alguien por el estándalo de la antena. Pero no importa!! La prensa es fácil de convencer, nuestros clientes fáciles de engañar y al Ingeniero que despedimos fácil de pagarle un cuantioso cheque para que se vaya feliz de la vida.Es más, si mañana nos preguntan si el iPhone 4 tenía algún problema de diseño responderemos que no, aunque hoy “despidamos” a alguien por ello, a fin de cuenta se creen todo lo que les contamos.

 

Regla Quinta: La cabeza de Turco

Cuando algo es tan evidente que incluso la poca o nula investigación de los medios se da cuenta de ello y la mala prensa es ya un echo, no hay por qué alarmarse. Cuando todo pinte mal para nosotros recordemos la regla segunda: Yo no he sido. Se busca una cabeza de turco que pueda hacernos el apaño para aplacar la ira de los medios y la de los pocos fanáticos nuestros que hayan cedido a las presiones sociales. A fin de cuenta que saben los medios o los usuarios en general a que se dedicaba exactamente este ingeniero o en las condiciones que se ha ido. Y cuando nuestros propios trabajadores no sean capaces de inmolarse por nosotros tampoco sucede nada como ya demostramos con Flash!! Demonizamos a quien sea y le ponemos como responsable último de todos los problemas, de nuevo gracias a todas las demás reglas esto es fácil.

 

Regla Sexta: Caramelitos

Y mientras tanto, mientras pasan los dias buenos o los días malos demostrar que somos la mejor empresa del mundo sin que haga falta que nos ocupemos de nuestros propios productos, simplemente con regalar unas cuantas fundas, como caramelitos a los niños chicos que lloran, tenemos más que suficiente para mantener a ese 95% de nuestros clientes (todos fanáticos) contentos. Para ellos, los zurdos son culpables de todos, no la compañía.

 

Regla Séptima: No usemos la garantía

Si cualquier usuario tienen algún problema del tipo que sea, a menos que sea algo sumamente simple y nada costoso intentar por todos los medios hacer que este no tenga q hacer uso de la garantía, si se puede buscar cualquier truco para anularla hacerlo. Si alguien te lleva un dispositivo de nuestra marca en la que el dueño es fumador anularle la garantía porque el tabaco es contaminante. Si tiene un problema en un botón decir que el software ha sido modificado (sea verdad o no) y la garantía se ha perdido. Si la pantalla explota en algún momento, la culpa siempre es dele cliente que le habrá dado un golpe, los montones de casos comprobados en los que la pantalla explotaba no son ciertos, es el usuario que la destroza queriendo.