Share on Google+Share on FacebookTweet about this on Twitter

La conocida como Ley sinde es tumbada de momento, y nadie se muestra indiferente. Por un lado los artistas arremeten contra los usuarios, mientras que estos se enorgullecen del rechazo de la ley. El problema de las guerras es que todos pierden la razón. Si bien es cierto que me parece completamente un despropósito y una falta de respeto increíble por parte de asociaciones como la  SGAE o algunos artistas que tildan a los usuarios de delincuentes, me parece una falta de respeto aun mayor escuchar a usuarios, internautas y otros llamar a los artistas “ladrones”, “Que os den por culo” y muchas lindeces similares. Son muy pocos los que a día de hoy han tenido la opinión que sea al respecto y han mostrado comprensión ante este problema, pq lo creamos o no, es un gran problema.

Personalmente, se me cae la cara de vergüenza cuando escucho a compañeros bloggeros, internautas y otros reírse de u colectivo porque una medida no fue aprobada, sea cual sea mi postura. Puedo alegrarme en cierto modo de que la “Ley Sinde” no se aprobase, pero no quiere decir que no crea que es necesario una Ley o conjunto de ellas que pueda acercar tanto posturas de un lado y de otro. Si quiero defender mi postura, tendré que hacerlo siempre desde el mayor de los respetos a dicho colectivo, aun cuando muchas veces no esté de acuerdo con ellos y aunque muchos de ellos puedan insultarme a la cara por tener una idea diferente al de la de ellos. Y dicho esto… para quien quiera conocer en detalle el tema, comienzo con el articulo.

 

Vamos a hacer una rápida recapitulación de lo que es (o iba a ser) la “Ley Sinde”, aunque estoy seguro que el que más o el que menos, aquí en España, ha oído hablar de una forma u otra de la conocida “Ley Sinde”. La “Ley Sinde” era una reforma que se quería añadir a la próxima LES (Ley de Economía Sostenible), que engloba una gran cantidad de cuestiones que sinceramente no son de interés para lo que vamos a hablar, solo nos centraremos en la “Ley Sinde”

Hace ya un año y medio mas o menos,  la por entonces Presidenta de la Academia del cine Ángeles González-Sinde obtenía la cartera de Cultura, no sin un gran aluvión de críticas bastante razonables, ya que su anterior trabajo (y por entonces creo que aun mantenía) entraba claramente en conflicto de intereses. Un cargo público como un ministro tiene que velar por los derechos de los ciudadanos en primer lugar, y en el caso de Sinde, era evidente que su antiguo trabajo entraba en claro conflicto con el cargo que iba a desempeñar como ministra. Para más índole, era más que conocida la opinión que tenía dicha ministra en cuestiones tales como las descargas de contenido audiovisual en Internet. A este punto, mi opinión personal es la misma, creo que fue un desacierto por parte del gobierno tender la cartera de cultura a una persona que claramente podía tener un interés personal y/o una ideología muy concreta al respecto, y que su cargo político entraría en claro conflicto con estas ideas. Repito, esta es mi apreciación personal, no digo que la ministra no sea completamente profesional o realmente esté convencida de que es lo mejor para España, pero soy de los que opina que ante la duda razonable de que dicha persona podría tales “conflictos”, lo mejor habría sido designar a otra persona, aun cuando a lo mejor hubiese sido menos válida!! pero al menos su credibilidad habría sido muy muy superior.

Pues bien, al poco de entra en Cultura, se comenzó a fraguar poco a poco lo que se conocería después como “Ley Sinde”. La idea original era buscar algún modelo legal que pudiese garantizar en cierto modo un control sobre las descargas de contenido audiovisual o contenido protegido por derechos de autor, pero al mismo tiempo garantizar que el usuario final (nosotros a fin de cuentas) pudiesen tener también un libre acceso a la cultura, que a fin de cuenta es un bien universal. Pero claro… encontrar un modelo que satisfaga a todos es completamente imposible, sobre todo cuando encima de la mesa hay intereses económicos increíblemente grandes.

Por aquel entonces también Francia comenzó a pensar en medidas similares, y todos conocemos como acabó la cosa. Sarkozy, intentó implantar en Francia un sistema de avisos, por el cual los ISP (Los proveedores de Internet) estarían obligados a desconectar a aquellos usuarios que descargasen dichos contenidos. La ley Francesa fue tumbada hasta en dos ocasiones, y fue aprobada a la tercera, no sin polémicas. A día de hoy la Ley Francesa no ha demostrado ser eficaz, lejos de ello supone una clara intromisión a los derechos de los usuarios!! Para que un ISP sepa o no sepa que tipo de contenido está descargando un usuario, es necesario que dicho ISP esté empleando técnicas de filtrados de contenidos, lo cual desde mi punto de vista es una clara violación de los derechos, pero como he dicho es solo mi opinión. La Ley francesa se le conoce ahora de forma más común como la ley de los 3 avisos, la cual ha sido tan solo implementada en Francia y de forma similar (pero no igual) en Inglaterra.

¿Y Europa? Europa ha parecido en todo momento estar en contra al modelo Francés, y así en más de una ocasión a mostrado su descontento. En palabras de una ministra de cultura/justicia de un País europeo, vino a decir que le iba a encantar ver los primeros juicios que interpondrían los usuarios a los ISP y al gobierno tras las desconexiones de la red, puesto que casi con toda probabilidad son medidas ilegales, y ya no digamos cuando dichos usuarios acudiesen al tribunal de Luxemburgo, puesto que no olvidemos que todos los países de la UE tienen que ceñirse a unas normas/leyes básicas. ¿Pero que dice Europa de todo esto? Aun no se ha llegado a un acuerdo ni a una ley general. Europa quiere lo mismo que posiblemente queremos todos, leyes que puedan hacer que todos estén contentos, lo cual es imposible. Se ha debatido en varias ocasiones y no parece que haya un acuerdo claro, y no lo habrá tampoco a corto medio plazo. Lo que está claro que Europa no está muy de acuerdo con el modelo Francés, y aboga más por cambios más profundos sobre como se ha concebido hasta ahora la cultura y sus sistemas de gestión.

 

El problema no es simple. Es evidente que todo creador de contenidos tiene derecho a recibir dinero por su obra, aunque esta se considere de interés universal y todo ser humano tenga derecho a su acceso. A fin de cuenta es su trabajo. En este punto estoy completamente de acuerdo. El problema es que el modelo que ha estado funcionando hasta ahora se basaba en que solo las grandes discográficas, editoras o estudios tenían las infraestructuras y los medios necesarios para poder lanzar artistas, escritores o actores al mundo. Estas grandes empresas invertían millones y millones para convertirlos en “estrellas” y por consiguiente al final el 99% de todo lo que dicho artista podía generar era dele mismo modo recogido por estos grandes Lobbys. Pero hoy ese modelo ya no sirve. Estas empresas han ido exprimiendo cada vez más este modelo, hasta el punto que en cualquier momento podemos encender la radio o ver la televisión y raro es cuando podemos ver/escuchar algún contenido realmente de calidad. Lo que tenemos es música comercial, triunfitos,,, y otros tantos que se endiosan por toda la maquinaria que hay detrás de ellos. Estas mafias se hacen de oro y ellos en contrapartida tienen sus 10 minutos de fama

Pero claro, el mundo en el que vivimos ha cambiado radicalmente con Internet y las nuevas comunicaciones. Los usuarios hace ya tiempo que se dieron cuenta que gastarse 20€ por un CD de música del cual en sun inmensa mayoría tan solo una canción o dos  a lo sumo puede ser realmente de interés, es un robo. Y creerme, todo empezó por dicha razón y no otra, precios absurdos por música en su mayoría de una calidad cada vez peor. Para la gran mayoría era claro, preferíamos descargar dicha canción o el CD entero antes que pagar 20€ por una porquería de álbum. Pero aun es más sangrante, los altos costes de infraestructuras, producción y marketing de las discográficas ya no eran para nada altos, y prácticamente cualquier artista con un local acondicionado y el material informático adecuado puede producir contenido de gran calidad sin necesidad de pasar por las discográficas, lo que ha ocasionado que en los últimos años se hayan creado multitud de discográficas independientes, muchas de ellas creadas por propios artistas. ¿Y el marketing? Internet, evidentemente.

Esto ha provocado que aquellos que podemos llamar realmente artistas, venden tanto o más CDs originales como hace años, viven de su trabajo bastante bien gracias a los conciertos principalmente, dado que está demostrado que lo que reciben los artistas por CDs vendidos es prácticamente nada. Pero si los artistas a penas perciben nada por aquello que se quejan precisamente las asociaciones de autores y editores, ¿donde está el dinero? Precisamente en aquellos que quieren mantener a toda costa este negocio tal y como se hacía hace años, las grandes discográficas, los lobbys, los estudios… estos, en vez de apoyar a medio largo plazo a artistas con una proyección importante, se han dedicado al dinero fácil, a invertir a corto plazo, a un te exprimo y después no me acuerdo. El usuario ante esto ha reaccionado como ha reaccionado.

 

La Ley Sinde iba a ser un intento del gobierno, evidentemente apoyada por todos los colectivos de creadores de contenido, para poner coto a lo que ellos llaman una actividad ilegal comparable a robar, estafar…. Lo que se quería hacer era por medio de una Ley crear una comisión, completamente dependiente del ministerio de Cultura (es decir, una comisión formada a fin de cuenta por los de siempre, SGAE y CIA) que pudieran tener poder de decisión ante la denuncia de alguien para el cierre de una web. Es decir, no perseguir al usuario que descarga cualquier tipo de conteniodo, sino aquellos que a través de páginas web comparten enlaces a dichos contenidos, aun cuando este contenido no se hospeda ni mucho menos en sus propios servidores. Todo el mundo conocemos web como seriesyonkies, seriespepito… la idea era poder cerrar dichas web si la comisión así lo deseaba. Esto como era de esperar levantó un gran revuelo, tal y como quería hacerse, no sería siquiera necesario la orden de un Juez para ello!! Evidentemente este esquema era completamente insostenible (y posiblemente anticonstitucional) y se optó por que la comisión decidiese, pero la palabra última fuera la de un juez,  el que dicidiese en último término si dicha web estaba incurriendo ante un delito o no. Lo gracioso del tema, es que TODAS las sentencias actuales al respecto, avalan la legitimidad de dichas web para publicar lo que deseen, ya que simplemente comparten enlaces.

Que hubiese pasado de aprobarse? Bueno, posiblemente el efecto habría sido mínimo. Las leyes españolas solo tienen validez dentro de España, lo cual quiere decir que dicho comité que se quería formar tan solo podrían denunciar o actuar en todo caso contra aquellas web hospedadas en España, y a lo sumo en las que los administradores del dominio fuese igualmente una empresa estatal. En última instancia podrían intentar obligar a los ISP un juez a eliminar de sus servidores de DNS aquellas web que fuesen denunciadas. En cualquier caso, todas las mediads que pudiesen tomarse podrían ser sorteadas sin ningún tipo de complejidad ni complicación, es más, posiblemente los únicos dannificados serían las mismas empresas españolas de hosting. Los propietarios tan solo tendrían que contratar un Hosting (y agante registrador) no español, y en el caso poco probable de que se comenzasen a bloquear en los servidores de DNS de los ISP ciertas web, rápidamente se optaría por el uso de servidores DNS alternativos, sin ir mas lejos como los de Google.

Y ahora? El gobierno asegura que era una propuesta muy proporcionada y que no perseguía a los usuarios como tales. Los colectivos aseguran que demuestra que se tiene que crear no solo unas modificaciones a una Ley mucho mayor como es la LES, sino una regulación completa nueva sobre propiedad intelectual y que persiga a todo usuario que descargue o comparta cualquier contenido protegido. Por otro lado los usuarios lo que quieren es que la cultura sea de acceso universal y completamente gratuita. Como se ha dicho, es un problema sin solución. Muchos han intentado ir parcheando las normativas para intentar ir yendo por el camino del medio, pero este me temo que no existe. La ley de copia privada habilitó en su día el canon digital, y bien han recaudado por él. No obstante, cada día que pasa los soportes son menos usados, y lo que prima son las conexiones de alta velocidad. Como ahora ya no obtienen tanto por dicho cannon, se vuelve a la carga, es así de simple. Repito… y ahora? bueno, solo espero que la Ley entre en debate y se pueda buscar una opción mas consensuada, sin que se llegue de nuevo a intentar aprobar algo con prisas y por presiones o demagogia.

 

El problema desde mi punto de vista y posibles soluciones? Bueno, creo que la opción tomada por el Gobierno fue franca en tanto y cuanto quería optar por un sistema “ligero”. El problema son sin duda las formas y los intereses que hay detrás. Los Cables filtrados por Wikileaks, ya mostraron las tremendas presiones por parte de EEUU para que el gobierno tomase medidas, y este a su vez presionado por los grandes lobbies de EEUU. Este es el problema. Si quieres hacer una Ley que realmente sea lo más imparcial posible (aunque nunca le guste a todos) no puedes escuchar presiones ni dejarte “vender” ante aquellos que tienen gran poder de decisión o mueven masas. Creo que hay asuntos de gran importancia que deben de solucionarse sea cual sea el precio político a pagar, tanto por un lado como por el otro. Creo sinceramente que el primer paso que se tendría que haber hecho sería plantear el problema, ponerlo encima de la mesa y abrir un debate público sobre ello. Que todas las partes pudiesen no solo exponer sus datos o prubueas (todas ellas por supuesto demostrables), sino aportar igualmente ideas que puedan solucionarlo de la mejor forma posible. El gobierno tendría que escuchar por partes iguales a artistas como usuarios, valorar el modelo actual de la cultura, el consumo… y entre todos intentar acercar ideas. No digo que se llegase a un consenso ni mucho menos!! pero al menos quizás apareciese alguna solución que no fuese demasiado mala para todos. Lo que es evidente es que no se puede decir de la noche a la mañana y sin consultar a todos que se crea una Ley para solucionar un problema, ya que con toda seguridad este se acreciente y cree disconformidad y muchas críticas. Puedo entender a los creadores de contenido, pero tampoco pueden pretender que todo se tenga q amoldar a ellos, que a fin de cuenta todo lo sucedido no es sino la consecuencia de un modelo obsoleto que han querido conservar. Es gracioso como alegan las pérdidas de miles de puestos de trabajo cuando no enseñan las nóminas e ingresos netos que obtienen cada año y han obtenido tantos años atrás. Crearon una gallina de huevos de horo y pretenden por medio de leyes que dicha gallina continúe con sus huevos.

Quizás la solución sea poner nuevas leyes que coarten en cierta medida algunas libertades, quizás la solución es que dichas compañías tengan que cambiar el modelo obsoleto que hasta ahora llevaban, o quizás la solución sea una mezcla de ambas. La realidad? La realidad es que mientras que las discográficas pierden muchísimos ingresos con el paso de estos aoñs, los artistas y creadores de contenidos ganan más. La realidad es que cada vez son más artistas que crean sus propios sellos y producen su propia música, y sinceramente, no les va nada mal. Pero por supuesto, esto no quiere decir aun así que el usuario, nosotros, tengamos derechos sobre todas las cosas para poder hacer lo que queramos cuando queramos, hay que ser justos también.

 

Un saludo.