Sinceramente no tenía intención de crear una “segunda parte” a la entrada anteriormente anterior sobre que Apple te rastrea el iPhone, pero dado que una vez más la prensa intenta darle la vuelta a la tortilla y llenan la actualidad con noticias faltas de rigor y artículos de opinión poco explicados, prefiero dedicar unas palabras más sobre el asunto, y que sea el buen lector quien juzgue y saque sus propias conclusiones.

Como ya he dicho, toda la polémica ha saltado por el descubrimiento de un archivo sin codificar dentro de los iPhone con iOS4 (y en los equipos en los que se sincronizan) que contiene un listado con la ubicación geográfica del dispositivo asociada a fecha y hora, y otros datos. Una vez realizado el descubrimiento y comprobado que dicha información es intercambiada con Apple cada X tiempo (desde varias veces la hora hasta una vez a la semana o un incluso un mes) se abren un sin fin de preguntas que todo apunta que no serán nunca contestadas, algunas de las cuales incluso un Senador de EEUU ha remitido personalmente a Steve Jobs:

  • ¿Por qué se almacena un archivo en local con dicha información? ¿Si estos datos tienen algún valor para la empresa, no deberían de ser simplemente transmitidos por algún canal seguro?
  • ¿Por qué se almacena el archivo también en el equipo en el que se sincroniza el dispositivo?
  • ¿Cómo es posible que un archivo con dicha información no se encuentre cifrado?

Recordemos que la práctica de recopilar estadísticas anónimas es común a cualquier empresa, incluyendo Apple o Google, no es ningún secreto. Evidentemente, los mamotretos de las condiciones legales que nos hacen aceptar y que nadie lee tipifican antes o después este tipo de prácticas a las que damos consentimiento… ¿pero hasta que punto es legal dichas prácticas, aun cuando se aceptan dichos términos? O también podríamos pensar hasta que punto el párrafo que especifica iTunes sobre la geolocalización cubre la práctica realiza por Apple, sin contar que dicha advertencia tendría que estar en el propio dispositivo, no en un programa externo.

Pero como decimos esa era la noticia de hace unos días, y por supuesto como era de esperar Apple no ha contestado absolutamente nada. Incluso se ha creado una aplicación que mapea dicho archivo en un mapa, la dejo por aquí para el que quiera probarla:

iPhone Tracker

 

A raíz de la noticia los fanboys y defensores de Apple no han tardado en intentar defenderse como han podido. Algunos dicen que han comprobado que la información contenida no es exacta y posee un alto nivel de inexactitud por ejemplo, mientras que otros simplemente dicen que Google es la primera que realiza este tipo de prácticas. Incluso como digo, podemos leer artículos de nuestra propia prensa que sin dar más información dice simplemente que Google también realiza esta práctica:

Android también posee sistema de rastreo

 

Bueno, pues igualmente me gustaría dar respuesta a todas esas preguntas, y sinceramente no creo que haya que ser muy listo para ello. Para aquellos que dicen o aseguran que la precisión de la geolocalización contenida en el iPhone no es para nada exacta o que posee un índice de error muy alto, me gustaría explicarle dos cosas:

La primera es sencilla, por inexacta que fuese la localización, para mi incluso una imprecisión de 100 kilómetros sería una intromisión directa a la privacidad del usuario, y con cierta probabilidad incluso de poder identificar al usuario. Aseguran que el error es tan algo que de modo alguno es posible asociar dichos datos a una persona física concreta, desde mi punto de vista incluso teniendo un error de 100 kilómetros, los datos te estarían diciendo el horario que sigue esa persona, la zona que frecuenta, las costumbres… si dicha información no es importante, que el señor Jobs haga público su fichero, que de buen agrado me gustaría desgranar y comprobar si es imposible identificar a un usuario por dicho fichero.

En segundo lugar, que dicho archivo de coordenadas no sea exacto es evidente, no todo el mundo tiene activado en todo momento el GPS, sería un gasto de batería un tanto considerable. Tanto Apple como Google usan 3 sistemas para la geolocalización, cada uno de ellos más preciso que el anterior pero requiere de unas condiciones más rigurosas. El sistema más exacto es evidentemente el GPS, pero requiere estar activo y tener una visión del cielo más o menos aceptable, pero tiene un error muy bajo, a lo mejor de unos 5-10 metros. El segundo sistema en grado de proximidad sería la localización por WIFI, que se basa en examinar las redes WIFIs que estén en las proximidades y cotejar dichos BSSID/SSID con una base de datos de Apple/Google por medio de la conexión 3G, si dicha BD posee alguno de los puntos de accesos retransmitidos el servidor devuelve al dispositivo una ubicación aproximada que puede tener un error de unos 50 metros. Por último, el sistema de posicionamiento que se usa es el posicionamiento por GSM, que se basa simplemente en transmitir a los servidores de Apple/Google la torre GSM a la cual están transmitiendo, y este servidor devuelve la localización de dicha torre, con lo que el usuario debe de estar en rango, el problema es que la imprecisión de este sistema es mucho más elevada y puede ser de kilómetros.

No es que el fichero recopilado sea impreciso, es que dependerá del sistema de localización que en dicho momento se esté llevando a cabo, si se está usando el GPS casi con toda seguridad los datos serán exactos, si en otro momento se recopilan datos usando tan solo el posicionamiento GSM los datos tendrán un índice de error mucho mayor. Sinceramente no sé como nadie que en esta obviedad, y en cambio dan explicaciones tan peculiares como por ejemplo que el iPhone posee un fallo por el cual hace que el registro de estas coordenadas sea incorrecto. Por poder puede ser cualquier cosa, pero si sabemos como funcionan los sistemas de localización de estos dispositivos, creo que la solución más simples es la expuesta, y por consiguiente (según la navaja de occan) la correcta. Quien jamás use el GPS y tenga WIFI siempre desactivado, tendrá unos datos recopilados con un índice de error bastante grande, mientras que aquellos que no apaguen WIFI o usen GPS de forma habitual tendrán unos datos con una exactitud de metros. Es así de simple.

 

Por supuesto, no faltan los listillos y muchos otros que se dan prisa a asegurar que Google realiza la misma práctica con Android. Bueno, honestamente no puedo afirmar o negar si Google almacena en los terminales Android algún archivo similar (dudo mucho que lo haga), y para mí al menos no es algo nuevo que Android se comunique con los servidores de Google para transmitir la información que ahora parece una novedad. Según el artículo anterior y cito:

“En el caso de Google, según el análisis del WSJ, el teléfono HTC Android recopila información sobre la ubicación del usuario cada pocos segundos, y lo transmite a Google al menos varias veces cada hora. Además, transmite el nombre, la localización y la fortaleza de la señal de las redes Wi-Fi que pueda haber cerca”

Si alguien ha leído lo que expuse en los párrafos anteriores creo que dará por contestada la pregunta. No, no retransmite la ubicación en la que se encuentra. Sí, retransmite las redes WIFI que tiene al alcance y otros datos relacionados con ellas. ¿Por qué? Precisamente para el posicionamiento por WIFI, que en el caso de Android puede habilitarse o deshabilitarse si se desea, y que de nuevo en caso de Android, este advierte específicamente sobre esto cuando se activa la primera vez con una advertencia bastante clara y contundente, nada de un mamotreto de condiciones legales ilegible que aparece en un programa externo, como es el caso de Apple. Creo honestamente que hay una gran diferencia. Por supuesto, ni que decir tiene que Android que se sepa no guarda ningún archivo conocido en el dispositivo, que sería propenso a ser “robado” por terceras personas.

 

No es la primera vez que expreso mi disconformidad ante las burradas que se realizan con los datos privados de los usuarios. Entiendo que ciertos servicios para que funcionen correctamente o puedan mejorarse requieren de un modo u otro datos que se tratan en su mayoría de forma automatizada (palabra clave en todo este asunto). En el caso de la localización de Android, es cierto que Google podría almacenar dichos datos y usarlos para otros fines, pero nada nos hace pensar de ello. En cambio, el simple echo de que Apple almacene hasta dos copias diferentes de dichos datos nos pone cuanto menos en alerta.

Personalmente, para mí lo más preocupante de todos estos casos de uso indebido de datos privados es siempre la falta de claridad, como el análisis que hice en su día sobre las aplicaciones del AppStore frente a las del Market en tanto y cuanto información reportan estas aplicaciones a sus creadores. Puedo aceptar que un servicio necesite conocer cualquier dato de mi terminal, pero lo único que pido es primero la garantía de que dichos datos no serán usados para fines comerciales y segundo que se me advierta de ello y se requiera de mi consentimiento explícito. Si instalo una aplicación del Market, este me advierte de cada una de las partes a las que podrá acceder la aplicación, mientras que una aplicación dele AppStore no advierte de nada. Pues para mi lo quehace Market de Android es lo mínimo que se puede pedir, y es responsabilidad de los propios desarrolladores el advertir a los usuarios que se van a transmitir datos a otros servidores cuando se vaya a recopilar información anónima o independiente de la propia aplicación. Estas prácticas son abusivas y lamentables.

Hace tiempo, un lector aseguraba que él prefería un OS con el que no pudiese elegir, que se lo diesen todo dado sin posibilidad de nada más. Pues bien, lo siento, yo prefiero tener siempre el control de mi dispositivo, de mi hardware, de mi software y por supuesto de mis datos. Si una aplicación quiere reportar estadísticas de forma anónima que me lo pregunte y yo lo permitiré o lo denegaré. Si Apple o Google necesita conocer ciertos datos para poder ofrecer un mejor servicio, lo entenderé mejor o peor pero al menos que se me explique y en última instancia sea yo quien decida (Google lo hace así).

Como he dicho, solo puedo evaluar este tipo de prácticas como lamentables, y espero que un día puedan ser condenables.