Share on Google+Share on FacebookTweet about this on Twitter

Una nueva guerra abierta en el mundo de las patentes americanas. En esta ocasión está enfrentando a la compañía Lodsys directamente contra desarrolladores de aplicaciones para iPhone/iPad/iPod Touch (para iOS). Una vez más EEUU muestra una de sus caras oscura,  que son las patentes de software.

Para quien no lo sepa, en EEUU se puede patentar prácticamente lo que se quiera, incluyendo líneas de código. Esto por desgracia no es una novedad, y de echo muchas empresas viven de ello. Pero vamos a explicar bien de que estamos hablando, porque es cuanto menos ridículo. No quiero decir con ridículo que Lodsys no tenga razón, pues tiene toda la razón del mundo, lo que aquí falla es la ley americana de patentes, que es ridícula muchísimas veces.

El problema aparece como hemos dicho en el momento en el que aparece una compañía llamada Lodsys que está enviando cartas de advertencia a un gran número de programadores de aplicaciones para iPhone en el que le instan a llegar un acuerdo con ellos. En caso contrario, les advierten, serán denunciados por violación de su patente en sus aplicaciones. Dicha patente hace referencia específicamente al sistema (API) que usa Apple y que pueden usar sus desarrolladores para implementar en sus aplicaciones un sistema de cobro de funciones. Es decir, hay aplicaciones para iPhone que son a lo mejor gratuitas, pero dentro de la propia aplicación se permite la “descarga” o “compra” de funciones añadidas a la aplicación. El ejemplo más claro de esto es por ejemplo el dinero virtual de algunas aplicaciones, el cual se obtiene con dinero real, y todo ello se realiza en la misma aplicación. Pues bien, la API de Apple que permite hacer eso y que por tanto usan los programadores hace uso de esta patente. Básicamente lo que tiene patentado Lodsys es el botón que al darle permite la compra de dicho contenido. Sí, es absurdo y es tal como suena, pero dado que en EEUU permiten este tipo de patentes…

Ahora es cuando vienen los problemas. Los programadores dicen que no pueden contestar a Lodsys dado que los acuerdos de licencia que tienen estos con Apple como desarrolladores les impide cualquier tipo de interacción directa con ellos, y que tendría que ser Apple quien tomase parte en ello. Otros dicen que Lodsys no posee ninguna razón de ir contra ellos dado que ellos tan solo hacen uso de una API que proporciona Apple, y por tanto las protestas de Lodsys tendrían que ir directamente hacia Apple y no hacia ellos. Otros aseguran que tan solo es una medida de presión por parte de Lodsys para que Apple se vea obligado a comprar la licencia de dicha tecnología a Lodsys por la presión de sus desarrolladores sobre ellos.

 

Lejos de aclararse nada la cosa a ido a peor. Apple por su parte como es de esperar no se ha pronunciado en lo más mínimo, no se les está demandando a ella, sino a sus desarrolladores. Lo que sucede es que esto repercute directamente a su reputación y acelerar aun más la fuga de sus programadores hacia otras plataformas. Y para echar más leña al fuego Lodsys sí se ha pronunciado para aclarar TODOS los comentarios que se han hecho a lo largo de estos días, y la verdad es que ha sido bastante clara. Podemos ver el texto completo aquí:

Respuesta de Lodsys a la comunidad

 

Aclara todos los puntos y dudas que han surgido, y vamos a resumirlos.

Lodsys deja bien claro que va a seguir persiguiendo a cualquier desarrollador que haga uso de dicha API de Apple. Explica de forma clara que no es ninguna medida de presión, dado que (y deja bien claro) Apple YA DISPONE DE LICENCIA para el uso de dicha tecnología, al igual que también tiene licencia para ello Google o Microsoft. Lo que clarifica es que dicha licencia no se extiende a terceras personas. Dado que la tecnología que está patentada repercute directamente a la fuente de ingresos a dichos programadores Lodsys asegura que está en su derecho de reclamar lo que estime oportuno. Como digo, lo peor de todo es que tal y como está montado dicho sistema en EEUU Lodsys tiene razón desde mi punto de vista, y con independencia de que Apple posea una licencia para ello, sus programadores no, con independecia de que estos estén haciendo uso de una API de Apple.

Lo que sucede, y Lodsys tiene razón en ello, es que en EEUU el tema de las licencias es un cachondeo y se dan abusos por todas las partes. Por ejemplo, una gran compañía como pueda ser por ejemplo Intel posee de dinero suficiente y recursos para perseguir a nivel internacional cualquiera que use una patente suya sin tener licencia para ello, pero a veces el dinero y la inversión que hay que hacer para perseguir estas violaciones de patentes supera con creces la repercusión económica que dicha empresa puede obtener de dichas licencias, y por tanto no se persigue. Claro, Intel puede permitirse perseguir a quien quiera, ¿pero que sucede con empresas más pequeñas? Si Intel quiere hacer uso de una patente de uan pequeña empresa tiene dos opciones: La primera es hacerse la loca, ignorar dicha patente y en el peor de los casos enfrentarse a un juicio más de patentes que inlcuso pueden ganar en el mejor de los casos, mientras que en el peor de los casos paga y punto. Por otro lado por supuesto puede pagar por ella. Pero una pequeña empresa es capaz de intentar plantarle cara a una multinacional? Poder puede, pero puede perder mucho más de lo que pretendía ganar. En este caso concreto de Intel es una tontería, es una de las empresas que menos problema suele tener con patentes, dado que es una de las empresas del mundo (sino la que más) que más patentes posee y se usan en el mundo. Es una pena que generalmente nos enteremos de las denuncias y juicios abiertos por patentes, y rara vez es noticia la resolución de ellos.

A Lodsys le puede salir muy bien la jugada porque en esta ocasión puede perseguir de forma simultanea y sin un gran coste económico a cientos o miles de programadores por el uso de la misma patente, y son además en su mayoría pequeñas empresas o incluso particulares, con lo que posiblemente tenga más opciones de sacar una buena tajada que salir mal parado por ello. Lodsys reclama aproximadamente un 1%-0.5% del beneficio del programador/empresa detrás de dicha aplicación, lo cual puede parecer poco, pero si la compañía gana al año 1 millón de dólares por aplicaciones vendidas, Lodsys se lleva un buen pico de ello por no hacer nada. Como se suele decir “A la saca”. Por supuesto la reclamación es retroactiva, y no solo tendrían que pagar por las aplicaciones vendidas futuras sino también por las pasadas.

¿que sucederá? Pues habrá que esperar pero poco podrá hacer Apple al respecto. La única opción que podría hacer sería ponerse de acuerdo con Lodsys y extender de forma muy muy amplia la licencia que posee con ellos, lo cual no parece que vaya a ocurrir de ningún modo. Otra opción es que Apple retire de su SDK dicha tecnología, aunque aun así las compañías tendrían que pagar a Lodsys por uso indebido de las patentes.

Lo que parece claro es que Lodsys va a aprovecharse del sistema de licencias de EEUU para meterle un bocadito al bolsillo de las empresas y/o programadores de iOS.