Hace más o menos un mes Google anunciaba su nuevo servicio “Google Music”. Así que ya es hora de dedicarle unas merecidas letras, después además de haberlo podido probar de forma bastante amplia. Así que me vais a permitir que me enrolle un poco y me dejéis a hablar de todo lo que es y de todo lo que no es, así como unas capturas de Android con Music, capturas de Music (interfaz web) y algunas de Music Manager ya que estamos. Vamos a darle hoy algo de publicidad a Google, que la verdad Music lo merece (al menos desde mi punto de vista). Para acabar, al final veremos también si es viable o no hacernos con una cuenta Music, que recordemos que es gratuita actualmente, aunque solo disponible en EEUU… (teóricamente claro)

 

Para quien no sepa de que se trata, Google Music es actualmente un servicio de música en Streaming que permite al usuario subir su música a los servidores de Google para poder acceder a ella más tarde desde cualquier lugar del planeta y desde “cualquier” dispositivo. Posiblemente la idea original de Music era más de lo que es actualmente, y estoy seguro que la idea de Google era que sus usuarios pudiesen acceder no solo a la música subida por ellos mismos, sino a un buen repertorio musical al estilo Spootify, por supuesto con opción a compra. Pero era de esperar que los grandes sellos discográficos no estuviesen muy por la labor. Dicho de otro modo, posiblemente las condiciones/contratos que exigían los grandes sellos discográficos con Google para que este pudiese ofrecer dicho servicio serían leoninos. Por poner un ejemplo, imaginaros que las discográficas exigieran un 90% de los beneficios, que las infraestructuras corriesen a cargo de Google  y que la música tan solo pudiese ser reproducida en Streaming y cosas así. Teniendo en cuenta que Google no se ha hecho rica precisamente por sangrar los bolsillos del usuario (al contrario de otros), era de esperar que Google no alcanzase un acuerdo que satisfaciese a ambas partes. De echo, en palabras de un representante de Google, las discográficas miraban el dinero sobre todas las cosas, y Google trabaja de otro modo (No es que no le mueva el dinero ojo, pero generalmente no suele sangrar como he dicho al usuario final). Ante la negativa y los recelos de las discográficas Google optó por el plan B: No habría repertorio de música (a priori) de las grandes discográficas, pero tampoco necesitan su permiso para permitir que los usuarios almacenasen en sus servidores sus canciones para que estos pudiesen hacer uso de ellas. Ni que decir queda que el plan B le sirve a Google de mucho más de lo que uno pueda pensarse. Por un lado es el primero que ofrece un servicio en nube real para la música. Por otro lado no solo existe la música de los grandes sellos discográficos,  lo que significa que Google ya ha empezado a añadir y distribuir música a Google Music de otros sellos menores o incluso grupos que no les importa. Y por último y no menos importante, es el primero que le planta cara directamente a las discográficas!! Si vemos por ejemplo Apple, este con tal de poder tener en iTunes un gran repertorio musical tiene que verse forzado a hacer todo lo que estas le dicen. Prueba de ello es el altísimo precio a pagar en iTunes por una canción sin DRM. Google se ha desmarcado y lanza un mensaje claro: Con ellos o sin ellos el servicio verá la luz. Y lo cierto es que el servicio es una bofetada a mano abierta contra estas, ya que al poder el usuario disponer en todo momento de su música, programas como Spootify y tantos otros quedarían relevados a un segundo plano, al igual que las compras en iTunes donde el 99% de las canciones vendidas son con DRM, y por tanto no pueden usarse en el servicio de Google Music. Dicho de otro modo, Music fomenta de un modo u otro el evitar la compra con DRM y la importancia de bibliotecas de música personales.

En principio, Music puede parecer no poder rivalizar con servicios como Spootify, en el que el usuario en cualquier momento busca una canción y pueda reproducirla. Pero en realidad es un servicio infinitamente mejor. El 99% de la música que escuchamos no es arbitraria. Es decir, tan solo un 1% de la música que escuchamos la escuchamos sin saber que es (es decir, no buscamos aleatoriamente música que jamás hemos escuchado para ver que tal cuando queremos escuchar música, en todo caso eso lo hacemos en casa con tranquilidad y demás). El resto de las veces, podemos decir que la gran mayoría de las veces, escuchamos nuestra propia música, incluso si no la tenemos en local (ya sea por Spootify, ya sea por YouTube, ya sea por la radio…) siempre suele ser los mismos grupos, géneros canciones… Y es aquí donde Music tiene su punto fuerte. Es simple, si podemos tenerla en algún lugar al cual podamos acceder de forma simple y cómoda desde cualquier dispositivo en cualquier momento.

Antes de entrar mucho más en detalle, vamos a ver las características y limitaciones de Music actuales:

- Solo en EEUU: Este es el mayor problema sin duda alguno de Music, tan solo está disponible en EEUU de momento, y posiblemente aun quede mucho tiempo para verlo aparecer en Europa. El principal problema son las leyes de cada Pais, que son diferentes en cuanto a este tipo de servicios. Estoy convencido de que si cuaja y parece gustar Google hará todo lo posible para extenderlo al resto del mundo, y por suerte España suele ser un País siempre en lista. Y Para todos aquellos que estén recordando que yo soy Español (y vivo aquí en el Sur), digamos que ahora no viene al caso y en todo caso al final comentamos algo al respecto (aunque tampoco tiene mayor secreto), a fin de cuenta este blog siempre mira por el sentido práctico, y a un servidor le encantaría que todos pudiesen probar este sin duda gran servicio de Google.

- Solo por invitación: La fase beta no solo afecta a que tan solo está disponible en EEUU, sino que dada la magnitud del servicio que tiene que cubrir Music, por ahora tan solo es posible el acceso a Music por invitación. Tened en cuenta de lo que supone un servicio como el que estamos hablando. iCloud como veremos más adelante no tiene que almacenar prácticamente nada en los servidores, tan solo información “de paso”. Aquí es totalmente diferente, hablamos de 20.000 canciones por usuario (como máximo). Hablamos de que una biblioteca de unas 20.000 canciones comprimida con buena calidad (AAC a 160-192 de bitrate) podría ocupar unos 70-100GB… mucho más si se usan bitrates más elevados por supuesto, Y hablamos por usuario. A ver, a día de hoy 100GB no es una cifra para nada astronómica, pero solo hay que ver la media del espacio que usaría cada usuarios y multiplicarla por inscritos. Pongamos que de media casa usuario sube unnos 20GB, a cuantos usuarios puede dar servicio Google? Pero este no es siquiera el principal coste para Google, estamos olvidando el más importante: El ancho de banda. Un servicio como el que se propone requiere de un ancho de banda brutal. Por poner un ejemplo, para subir toda mi biblioteca a Music desde la conexión de mi casa me tomará unos cuantos de días (por supuesto sin apagar el equipo). Es normal que Google esté poco a poco dando servicio. Recordemos que con Gmail antiguamente sucedió lo mismo, era un servicio revolucionario teniendo en cuenta las capacidades de almacenamiento que daban otras compañías, y evidentemente era por invitación. La URL para solicitar la invitación la coloco al final del artículo.

- 20.000 canciones máximas: Es curioso como en este caso no se limita el tamaño, sino el número de canciones. Es decir, si tienes codificada toda la biblioteca a 320kb o 160Kb es indiferente, solo significativo para tu HDD, para Google cuenta igual. 20.000 canciones, ni una más. Por supuesto me atrevería a decir que la gran mayoría de usuarios no alcanzará ni de lejos dicha cifra. Yo tengo una buena biblioteca de música, la más grande contando a familiares/amigos, y por comparación, debe de rondar ahora mismo de unas 13.000 canciones o así.

- 8 dispositivos máximos simultáneos: Google “tan solo” permite la interacción entre 8 dispositivos. Es decir, podremos dar servicio a 7 dispositivos Android + el PC principal, o usar dos equipos para la sincronización y hasta 6 dispositivos Android. La reproducción por web no cuenta como dispositivo “asociado”, con lo que por PC podremos reproducir la música donde deseemos.De todos modos, Google permite desautorizar cualquier dispositivo previamente emparejado para poder vincular Music a otro.

- 2 cuentas máximas por PC: Este límite es para evitar el abuso. Cada PC podrá estar vinculado como máximo a dos cuentas de Music. La teoría dice que con una sobra, pero se añade una segunda para aquellos equipos que son compartidos (imagino que es le motivo principal). La idea es evidente, evitar el abuso. Imaginar que queremos darle nuestra biblioteca entera a nuestro hermano o amigo o… tan solo tendríamos que iniciar sesión en Music Manager en nuestro equipo con sus credenciales y subirla toda. Ese hermano, amigo pareja… ya tendría disponible el 100% de nuestra música para su disfrute. Personalmente me hubiese gustado un límite de hasta tres cuentas, pero dos es comprensible. Además siempre podríamos hacer trampas y usar Linux, compartir la música en red local… en fin. La idea es buena, sobre todo para poder compartir tu biblioteca con tu pareja o algún amigo familiar.

- Android y Navegador: El punto fuerte sin duda son los dos sistemas de acceso actuales. Primero se integra perfectamente con el reproductor Music de Android (disponible en Market para EEUU), de modo que podemos ver si queremos perfectamente TODA la biblioteca subida a Music como si estuviese en nuestro propio dispositivo. Segundo, tan solo se requiere un navegador compatible (Internet Explorer 7+, Firefox, Chrome, Safari…) con soporte para JS y Flash (lo siento iOS). Esto quiere decir que casi con toda seguridad la transmisión se realiza a través de Flash, lo que posiblemente permita el control dinámico de la calidad del audio transmitido en función del ancho de banda disponible (lo cual es muy positivo como veremos más adelante).

- La interfaz Web: Sencilla, bonita, rápida e intuitiva. Sinceramente de lo mejorcito en cuanto a diseño se refiere. Es una web ágil sin apenas peso en cuanto a transmisión de datos. Es sencilla y sin sobrecargas. Opciones a primera mano y muy descriptivas. Es algo así como un iTunes altamente funcional, rápido y sencillo. tanto para editar los tag, reproductor, subir canciones, puntuar canciones, gestion de listas… todo.

- Music Manager: El pequeño software para el PC que usa Music para la sincronización. Actualmente creo que no está disponible para Linux (lo siento chicos, estoy seguro que no tardará en llegar). De nuevo es simple a más no poder (ojo, no es un reproductor). Su primera ejecución directamente nos pregunta que deseamos subir a Music, si una librería de Windows Media Player, si una de iTunes, si la carpeta de “Mi música” de Windows o cualquier otra carpeta directamente. Podemos escoger también el método de sincronización, tanto automático (cada vez que añadimos algo a nuestra biblioteca Music Manager se pone a trabajar), a petición o programada. Y para acabar un limitador de velocidad de subida, eso sí, yo lo mejoraría para poder especificar la velocidad exacta, actualmente solo permite algunas opciones predefinidas. Nada más. Bueno, autoejecución, detección de errores en la carga y reintentos automáticos, reanudación ante cortes de línea y esas cosillas.

A diferencia de iCloud que es un servicio de Sincronización, Music no lo es, esto hay que dejarlo muy claro. iCloud tan solo almacena de forma temporal los datos que sincronizan X dispositivos, no es un servicio en nube propiamente dicho (lo cual es absurdo por el nombre). Music es un servicio en nube por el contrario. Dejo claro qeu no tiene nada que ver Music con iCloud porque sería como comparar la carne con el pescado. Music sí almacena en los servidores de Google nuestra música para que podamos posteriormente reproducirla en Streaming (no descargarla, no sincronizarla) en aquellos dispositivos que queremos reproducirla. Vamos a ver las diferencias entre un servicio y otro con un ejemplo práctico:

 

  • iCloud:El usuario dispone de la canción X en su PC, así que en algún momento esta canción se sincroniza de forma silenciosa o a voluntad con los servidores de Microsoft o Amazon donde queda almacenada hasta que los dispositivos unidos a iCloud de dicho usuario se hayan sincronizado también  (Nota: Hoy he venido a hablar de Music, así que no vamos a hacer sangre ahora mismo sobre que Apple usa para iCluod Azure, tecnología de distribución de contenido de Microsoft, así como los servidores de estos y los de Amazon. Por cierto, está comprobado). Dado que el usuario ha, digamos, enviado la canción a sincronizar, el iPhone de dicho usuario en el momento que realice una operación de sincronización con iCloud descargará la canción que estaba pendiente de sincronización. Si es el único dispositivo sincronizado en iCloud, la canción será eliminada de los servidores y quedará uan copia tan solo en el equipo original que realizó la sincronización y el iPhone destino que recibió la sincronización. En este momento el usuario podrá escuchar dicha canción las veces que desee.Si el mismo usuario quiere reproducirla en otro lugar, por ejemplo en su portátil, tendrá que añadir a iCloud el portátil, y la canción sería recibida en este caso no solo en el iPhone, sino que también en el iTunes del portátil.

 

  • MusicEl usuario dispone la canción X en su PC, así que en algún momento esta canción se sincroniza de forma silenciosa o a voluntad con los servidores de Google, donde se queda almacenada a priori por tiempo indefinido (hasta que la eliminamos a petición). En este caso la sincronización en Music tan solo se da entre el equipo que sube la canción y el servidor de Google, NADA MÁS!! Digo el PC que sube dicha canción de este ejemplo, en la práctica podemos subir contenido desde cualquier equipo que deseemos, pero la sincronización siempre es tan solo desde el equipo que sube X música y tu cuenta de Music. Es decir, si uso dos equipos para subir música a Music, cada uno de ellos mantendrá su sincronización independiente. La sincronización en Music se usa principalmente como método sencillo para enviar las canciones a los servidores de Google. A partir de este momento, todo es radicalmente diferente a iCloud. El dispositivo Android autorizado con Music no descargará en absoluto la canción que se acaba de añadir a Music ni mucho menos. Primero, su aplicación Music listará en su móvil tanto la biblioteca local como la biblioteca de Music como si en el propio dispositivo estuviese. Apartir de aquí el usuario dispone de dos opciones. La primera es reproducir directamente en streaming sin necesidad de descargar la canción, ya sea por WIFI o 3G. O si así lo desea, también podrá descargar dicha canción para su reproducción offline. Pero tanto lo primero como lo segundo, es de forma totalmente a petición, no existe una sincronización entre Android y Music.Si el mismo usuario quiere reproducirlo en cualquier otro lugar, con tener un navegador compatible es suficiente. Tan solo tiene que acceder a la web de Music, que es algo así como un iTunes por Web, en el cual puedes desde subir más música, reproducirla, ordenarla, borrarla, editar los tag, gestionar las listas de reproducción… tan solo se necesita las credenciales de Google para ello. Es decir, que si te vas a casa de un amigo y quieres escuchar tu música, tan solo tienes que acceder a Music desde Firefox (por ejemplo) y reproducirla en el reproductor de Music (que sea una web no significa que no sea un reproductor a fin de cuentas).

 

Una sincronización al estilo iCloud es genial y muy útil cuando manejamos cantidades de datos pequeñas, o grandes cuando estamos tan solo en una red local. ¿Por qué? Es muy simple, por la cantidad de volumen de datos que tenemos que mover de un lado a otro. En un mundo ideal en el que todas las redes enviasen y recibiesen información a la velocidad de la luz, o usaríamos sincronización total o usaríamos terminales para realizar TODO a través de la red, donde tendríamos centralizado absolutamente todo. Pero evidentemente aun estamos a muchos muchos años de que sea posible esto. Ya nos cuesta nuestro trabajo cuando queremos enviar un correo “pesado” a un amigo o un familiar desde nuestras líneas DSL/Cable domésticas, poder hacer lo mismo desde dispositivos portátiles cuando estamos en redes 3G y con los contratos leoninos que nos hacen firmar es cuanto menos imposible. Muchos dirán que el Correo cuando se usa por IMAP no es más que una sincronización, y la usamos a diario!! Y es cierto. Lo que pasa es que la gran mayoría de todos los correos recibidos son generalmente texto o pequeñas imágenes. Si por ejemplo nuestro operador nos limita a unos 300MB/mes, (tras los cuales la velocidad se reduce a 128/64 generalmente), a lo mejor tenemos suficiente para la mensajería, correos y navegar sin mucha carga. Ahora bien, una sola canción típica puede tener un peso de unos 2-4MB, (dependiendo del bitrate y la duración por supuesto), una imagen de cierta calidad 1-2MB y un vídeo (por ejemplo un video clip bien comprimido y también cierta calidad) al menos 25-40MB. si al gasto que ya de por sí hacemos a esos 300MB/mes que tenemos le tenemos que añadir la sincronización de audio, imágenes y vídeos, evidentemente es imposible. El vídeo los descartamos directamente, pero aun así tan solo con imágenes y música casi con toda seguridad alcanzaríamos de forma muy fácil los límites que tenemos. Por supuesto al toparnos con dicho límite la sincronización dejaría de ser viable, ya que la canción podría tardar en descargarse a lo mejor una o dos horas. Muchos pensarán que para eso está WIFI, que no siempre tenemos que tirar de redes 3G y es cierto!!. Y casi con toda seguridad iCloud se puede configurar para sincronizar tan solo cuando dispone de WIFI, pero entonces le estás quitando el alma mater de estos servicios, por no decir que aun por WIFI la sincronización podría llevar horas y horas si el contenido sincronizado es grande, contenido que no podrá ser accedido hasta que no ha sido descargado por el dispositivo. Sincronización buena a día de hoy para volúmenes pequeños de datos, lo que hace de iCloud un sistema ineficaz. Es más, queda por ver como es la implementación en iPhone, ya que rápidamente puedo anticipar diversos problemas que pueden plantarse:

-De batería: Si es un sistema de sincronización el dispositivo posiblemente se configure para verificar cada X si hay contenido nuevo, y de existir descargarlo. Solo la comprobación ya genera un tráfico de datos que si es por 3G se suma a nuestro gasto mensual, y ya sea 3G/WIFI produce un consumo de batería por transmisión. Tampoco puedes establecer tiempos de comprobación muy largos, o se corre el riesgo de no tener actualizado el dispositivo. Ojo! esto es igual a lo que sucede con POP por ejemplo o en ciarta medida con IMAP, servicios que requieren siempre un extra de batería y de consumo de datos.

-De consumo de datos: Por el mismo principio que la batería, dependiendo de como el servicio esté preconfigurado y se gestione, el usuario puede ver como sus 300MB (por poner una cifra) son consumidos sin que se de cuenta siquiera. Por ejemplo, lo tiene todo automatizado, el equipo se pone a sincronizar música o fotos que son descargadas al iPhone de forma automática por 3G. No hacen falta muchas canciones para consumir los 300MB, o al menos pegarle un buen bocado.

-De seguridad: Dado que los dispositivos están constantemente comprobando si hay material nuevo y descargándolo, habría que tener cuidado con las medidas de seguridad que se usan. Se podría decir que IMAP sincroniza también y es seguro, pero es que IMAP (usado por supuesto con SSL/TLS) es un protocolo en si mismo pensado para ello y muy maduro. Es decir, si Apple no hace bien los deberes pueden quedar expuestos una infinidad de datos de los usuarios increible, por no hablar de diversos falllos de seguridad que se me están ocurriendo y se podrían intentar explotar, por ejemplo el forzar de forma remota que un iPhone solicite una sincronización manual y cosas así.

 

Por otro lado el Streaming y Music concretamente en este caso es tan solo un servicio orientado a la música. Si nos ceñimos al Streaming Vs Sincroniación, para la música evidentemente es un sistema infinitamente más eficaz en todos los aspectos. Al no existir a priori una descarga del contenido, no hay consumo de datos hasta que no se realiza directamente el acto de reproducir la música. Es decir, da igual que tengamos 500GB de música en Music, nuestro dispositivo tan solo tendrá el consumo de datos necesario para la reproducción concreta de las canciones seleccionadas. Esto disminuye infinitamente el consumo de datos, ya que tan solo se consume lo que se usa de forma activa. No obstante tiene un problema bastante importante, si la canción no es descargada, si se desea reproducir a posterioridad se tendrá que incurrir de nuevo en un consumo de datos. Evidentemente para que esto no suceda, nuestro dispositivo guarda una caché interna con las canciones recien reproducidas que posiblemente se mantenga durante un tiempo X. Por supuesto, si son canciones que escuchamos de forma frecuente la mejor opción será marcarlas para reproducción local, en cuyo caso la canción es descargada ahora sí a nuestro dispositivo.

Pero el Sreaming tiene una ventaja aun mayor teniendo en cuenta nuestros planes de datos actuales. Siguiendo los ejemplos anteriores, si disponemos de una cuota de 300MB/mes tras los cuales la velocidad de descarga cae a 128Kb/64Kb (dependiendo operador), incluso cuando hayamos consumido nuestros 300MB podremos reproducir nuestra música por Streaming!! Dependiendo por supuesto de la calidad a la cual la canción es transmitida. Una canción comprimida en AAC con un bitrate de 96-128Kb tiene una calidad generalmente bastante competente. Por poner un ejemplo, por defecto iTunes comprime AAC a 128. Incluso en AAC a 64Kb los resultados son bastante buenos, sin notar una pérdida de calidad muy acusada. Actualmente no sé sinceramente si el servicio de Google Music estará pensado para optimizar la transmisión al vuelo (cosa que imagino que sí). Si los servidores de Google lo permiten, aun teniendo la velocidad limitada no debería de ser un problema para poder escuchar en Streaming en tiempo real nuestras canciones. Si por el contrario depende de la calidad a la cual tengamos codificada nuestras canciones, ya dependerá de cada cual. Yo por ejemplo, toda mi biblioteca está codificada a 128-160Kb, y mi limitación está en 128Kb. En mi caso estaría al límite, pero posiblemente podría escucharla en Streaming perfectamente aun con la velocidad reducida (esto aun no lo he podido comprobar)

 

Llegados a este punto, ya podemos hacernos una idea de lo que es y no es Music. Posiblemente una de sus mayores potenciales es si fácil acceso desde cualquier equipo, ya que tan solo hace falta un navegador compatible. No obstante Music tiene sus propios límites impuestos por Google como ya vimos, los cuales no es de extrañar que varíen con el tiempo, o según el servicio que tengamos contratado cuando no sea gratuito. Particularmente creo que Google lo mantendrá gratuito con un servicio base, y que al igual que sus demás servicios, pondrá a disposición cuentas “premium” que tendrán menos limitaciones y acceso a un repertorio mayor de música. Claro que todo esto es puramente especulatorio, pero con que se mantuviese el servicio actual (o similar) de forma gratuita sería cuanto menos sensacional. Pero para todo esto si que habrá que esperar posiblemente un tiempo, supongo que hasta dentro de 6 meses o un año no tendremos noticias claras y concretas sobre el futuro más inmediato de Music.

 

El Acceso a Music

Queda por tratar algunos temas sueltos, principalmente como acceder a la beta. Así que vamos a ver los medios que Google nos da para ello, empezando por las Web que nos puedan interesar:

Google Music -> http://music.google.com/
Solicitud de Invitación -> http://music.google.com/music/userwaitinginvite?u=0
Andorid Music app ->   market://details?id=com.google.android.music (enlace directo a Market desde Android)
Android Music app -> https://market.android.com/details?id=com.google.android.music (enlace a la web de Market)
Music Manager -> Se descarga desde la web de Music una vez aceptada la invitación, es totalmente inútil su instalación si no se dispone de acceso al servicio

Por supuesto como hemos dicho al principio del todo hay ciertos problemillas, al menos para cualquier lector que no viva en EEUU. Cualquiera que lo intente, comprobará rápidamente que la aplicación Music no aparece en su dispositivo Android para instalar, y que si lo intenta a través de la web del Market podrá leer un bonito: “Esta aplicación no es compatible con ninguno de tus dispositivos”, para decir acto seguido: “Este artículo no se puede instalar en el país de tu dispositivo”. Cuando deseamos solicitar una invitación el resultado no mejora, y al introducir nuestros datos de sesión rápidamente nos topamos con un mensaje bastante explícito:

 

Por suerte para nosotros, tanto en el problema de la aplicación Music como en la petición de la invitación podemos poner “soluciones”. Quizás la tarea más sencilla sea para aquellos Android que deseen la aplicación Music, ya sea para usarla con el servicio de Google Music o para probar el nuevo reproductor, el cual es completamente funcional al margen del servicio Google Music. Para esos amigos, no creo que les sea complicado lograr instalar Music en sus dispositivos sin decirles siquiera nada. Por supuesto, esto no es obligatorio, y el servicio de Music de Google puede usarse con total independencia a Android. Ya he dicho que la principal ventaja que tiene es el poder escuchar nuestra música tan solo con nuestro navegador. Como ya he dicho, encontrar una copia de la aplicación Music es cuanto menos trivial, ya sea en cualquier foro, en megaupload, falseando el market de nuestro terminal, pidiéndosela a otro que la tenga…  no me gusta hacer las cosas mal, y con los papeles delante no puedo subir la aplicación a mi servidor y poner un enlace. Pero bueno, tan solo hay que usar Google y buscar por ejemplo por “Google music 3.0.1″ y problema resuelto:

 

Ya solo quedaría el pequeño problema de solicitar la invitación. Por supuesto incluso cuando podamos realizar la petición NO IMPLICA que nos la vayan a dar ni mucho menos. La invitación puede desde no llegar nunca, llegar en 5 minutos o llegar en meses. Se ha hablado mucho sobre la posibilidad de que Google estaría “premiando” a aquellos que usan Android sobre los que no, al igual que según dicen aquellos que poseen un tablet con Honycomb tendrían aun más probabilidades. Sinceramente no sé si algo de ello es cierto o no. Lo que si parece lógico, es que dado que es un servicio en beta Google pueda premiar con invitaciones más tempranas a aquellos que usen Android por una sencilla razón… el uso de su terminal para usar Music. Pero es totalmente especulativo de nuevo.

Para cualquier lector habitual de mi blog, estoy seguro que ya habrá pensado alguna que otra manera de al menos intentar sortear la necesidad de ser ciudadanos americano. En realidad a priori hay muchas alternativas, quizás la menos técnica de toda sería la de conocer un americano de confianza, darle nuestros datos de sesión y pedirle que nos haga el proceso. Ningun proceso para obtener una invitación simulando ser americano nos garantiza que después a todo pasado, incluso con invitación en mano Google nos permita acceder a sus servicios. Por suerte para todos, de ya os digo que Google no verifica a posteriori nuestra ubicación, lo que significa que una vez nuestra cuenta de Google esté habilitada para Mucis, podemos hacer uso total de ella con total independencia de donde vivamos. Esto tiene su lógica, un estadounidense podría desplazarse a otro País y no por ello dejar de usar Google Music. La limitación es un sistema de control y de leyes, no para fastidiar. Resumiendo, si nos hacemos pasar por americano a los ojos del servidor de Google (aunque solo sea por unos segundos), podremos realizar la petición de la invitación. El como lo dejo ya a manos de cada cual, no creo que le cueste trabajo a nadie hacerlo ;), y si hay algún despistado que está interesado y no sabe, solo tiene que dejarlo en los comentarios que le echamos una mano para que pueda “convertir” la pantalla anterior en:

 

 

Sin duda alguna Google elimina de un plumazo el servicio de Amazon Cloud, al menos de momento, el cual tan solo permite de forma gratuita 5GB de música, siendo el coste para 20GB de 20$/año (un precio excesivo desde mi punto de vista). Animo sin duda alguna a probarlo, y es cierto que rara vez me quedo tan satisfecho ante alguna “novedad”. El único punto flaco que le veo por ahora es la pregunta de que hará Google con Music dentro de X tiempo, si lo pondrá de pago, si pondrá un servicio gratuito, las limitaciones de este… por lo demás tan solo pequeños detalles, por ejemplo que puedan redimensionarse las columnas de la interfaz web y otras cosillas menores. Creo que es un servicio sensacional para los amantes de la música, práctico y que funciona bastante bien (aunque por supuesto mejorable) c

 

Un saludo amigos.