Share on Google+Share on FacebookTweet about this on Twitter

Se podían decir muchas cosas de Steve Jobs sin duda alguna, desde que era el demonio hasta un santo. Desde que fue toda su vida un visionario o alguien que no era capaz de ver más allá de su nariz. Desde que movía masas hasta que engañaba a masas. Pero lo cierto es que por encima de todo ello era sin duda un Genio en mayúscula que no fue poco lo que aportó al mundo de las tecnologías. Un hombre con un carisma especial que no se ha visto en la tierra desde tiempos inmemorables.Una persona que sin duda no dejaba a nadie indiferente.

Para quien no lo supiese, Jobs padecía cáncer de páncreas desde hacía muchos años, lo cual le llevó en más de una ocasión a abandonar la presidencia de Apple, hasta que formalmente hace dos semanas abandonó definitivamente su puesto como CEO. Hace unas horas, un día después del lanzamiento oficial del iPhone 4S (que por cierto ha sido toda una decepción…) fallecía.

Hay que entender que bueno o malo hizo un gran aporte al mundo de las tecnologías, a veces innovando, a veces creando tendencias… y como era de esperar, todos los “grandes” del mundillo han tenido sus palabras para él… comenznado por supuesto con Bill Gates:

 “Steve and I first met nearly 30 years ago, and have been colleagues, competitors and friends over the course of more than half our lives”. he said.” [Steve y yo nos conocimos hace ya cerca de 30 años, y hemos sido colegas, competidores y amigos sobre el curso de más de la mitad de nuestras vidas]

Llegarán mejores presidentes sin duda alguna, personas con muchísima más visión a medio largo plazo… pero sin duda alguna será dificil que alguien pueda superar jamás la genialidad de Jobs, y sin duda alguna será recordado durante años… a fin de cuenta, él junto con algunos otros, han hecho de forma indirecta que un servidor hoy pueda escribir estas letras por tener un teclado, un monitor, un OS que lo gobierna, un teléfono Android a mi lado…

 

Estés donde estés amigo, gracias por todo.