Share on Google+Share on FacebookTweet about this on Twitter

Este ha sido el último laudo que ha perdido Apple en Inglaterra. Presupongo que hartos los mismos jueces del cachondeo de patentes que tiene Apple con el resto, en esta ocasión la jugada le va a salir no solo cara, sino que también le va a restar una alta popularidad. En esta ocasión, Apple denunció para variar a Samsung por copia de producots como el Galaxy Tab. La sorpresa ha llegado cuando no solo se le ha dado la razón a Samsung, sino que se le ha obligado a Apple que durante 6 meses se especifique en sus anuncios de televisión y prensa que “Samsung no copia a Apple” “Samsung no nos copia”. Es evidente que lo que se quiere buscar es así una solución definitiva para que Apple deje de acosar a cualquiera con denuncias absurdas (en su gran mayoría).

Que las patentes deben de existir para garantizar una competitividad, garantizar la innovación y defender los derechos de los creadores es algo que parece bastante lógico y justo. Que las patentes se usen de forma indiscriminada para ahogar a otros y aprovecharse del sistema es algo totalmente distinto… y más sobre todo cuando cuando dichas patentes lo único que buscan es retrasar precisamente la innovación y que el consumidor se vea perjudicado.

Llevamos meses y años viendo como los juzgados de todo el mundo se han convertido en el campo de batalla de Apple en contra del mundo. Rara es la semana que no vemos/escuchamos una nueva noticia sobre supuestas violaciones de patentes, cuando no es Apple contra Samsung es Apple contra HTC, Apple contra Motorola… claro que hay que proteger la propiedad intelectual de las empresas, pero una cosa es protegerla y otra bien diferente es hacer un de todo ello, que lo único que evidencia es el miedo y la falta de ideas que puede tener en este caso Apple.

El problema de fondo en estas batallas legales es el propio sistema de patentes, el cual es totalmente absurdo sobre todo en EEUU. En estados Unidos se llega al extremo que incluso una idea puede ser patentada, de modo que si otro tiene la misma idea y ya la había patentado otra persona, a esa persona le toca o pagar o no puede ponerla en práctica. Es igual que las patentes de Software, en las que en EEUU está permitido patentar cualquier algoritmo por genérico que sea. No hay que ser un genio para ver el peligro que entrañan estas prácticas y los abusos que se cometen, puesto que evidentemente se pierde los propios principios que llevan a realizar una patente. Gracias a Dios Europa tiene un sistema de patentes mucho mejor (que no digo perfecto ni mucho menos). En Europa generalmente cualquier patente que pueda parecer algo “genérico” está condenada a no tener validez, al igual que las patentes de software que existen en Europa son mínimas y por motivos muy concretos.

¿Que está pasando? Apple desde hace muchísimos años patenta todo, y con todo no me refiero a grandes innovaciones ni mucho menos, sino que patenta hasta el boceto más absurdo que se le ocurriese a cualquiera en una servilleta de papel. Así, vemos patentes tan genéricas o abstractas como esa en la que se ve una especie de tablet y se indica que en la parte inferior central tiene un puerto, y eso lo patentan para que si cualquier se le ocurre por una extraña razón sacar un tablet con un conector en la base inferior en la parte central, denunciarlo por violación de patente. Hace un par de años Apple comenzó a denunciar a todos y por todo, y entonces parecía ser la “buena” al menos de cara a la prensa y la mayoría de las personas, gracias a gastarse millones de euros/dolares en camapañas de publicidad, artículos en prensa, blogs… en los que se repetían una y otra vez que todos plagiaban a Apple. Por supuesto la famosa técnica de repetir repetir hasta que la gente se lo crea. Y en parte le ha funcionado… al menos al principio.

Ha pasado el tiempo. Steve Jobs falleció e incluso su biógrafo indicó que Jobs había dicho algo asó como: “Gastaré si hace falta cada céntimo de Apple para destruir Android, será la guerra nuclear de Apple”. Esa frase deja bastante claro las intenciones de Apple al respecto de Android. Con los meses y años se ha ido viendo perfectamente que poco le importa a Apple las razones, es una vendetta personal contra Android que le está costando un alto precio en cuanto a su imagen se refiere. En todo este tiempo Apple ha perdido la mayoría de las disputas legales, y prácticamente tan solo ha ganado aquellas que eran o totalmente claras o en aquellos países en los que los sistemas de patentes son igualmente absurdos. Claro que pienso que Apple tiene que luchar por sus intereses y defender sus innovaciones y sus patentes, pero aquellas que realmente estén innovando. Todo eso se ha traducido con que la gente está ya harta de esta guerra personal de Apple. Ha día de hoy han provocado que hasta en la prensa (siempre amiga de Apple) se note un claro descontento sobre el circo que han montado.

Todo esto tiene de fondo una explicación obvia: Miedo. Es evidente que Apple revolución el mundo de la telefonía móvil con el concepto del iPhone (repito, concepto), pero nada más. Con el tiempo apareció Android y lo hicieron aun mejor. Es así de simple. Apple ha intentado luchar y de echo tiene un buen mercado, pero son claramente inferiores tanto en sistema operativo como en hardware. Han visto como el crecimiento de Android continúa siendo exponencial pese a todos sus intentos, y que ellos se quedan atrás. Que alternativas hay? Ser mejores que ellos (cosa que no lo han logrado) o intentar imponer nuestra razón por la fuerza en los judgados (cosa que tampoco han conseguido con mucho éxito). Más gracioso aun es lo rápido que Apple denuncia públicamente (que no en los tribunales muchas veces) a cualquiera, se le llena la boca diciendo que todos los copian. En cambio, se les olvida decir que ellos son los primeros y los más grandes copiadores de ideas, diseños y otros. La única diferencia es que las compañías decentes ven normal cierto tipo de “copias”, como puedan ser precisamente las ideas, no las patentes que realmente deberían de ser patentes. Así por ejemplo vemos que el propio diseño del iPhone era curiosamente similar a un teléfono Samsung de hace unos años (anterior al iPhone), incluyendo incluso los propios iconos de los programas. Otro ejemplo aun más claro es el AppStore, que no fue más que la copia total y clara al Installer que hizo la comunidad online creando aplicaciones para el iPhone cuando a Apple ni siquiera se le había ocurrido esta idea. Si miramos el propio sistema operativo, menos que durante los últimos años, todas las mejoras notables de iOS (el sistema operativo de Apple) por otro lado no han sido sino copias flagrantes de funciones que encontramos en Android, BlackBerry o Windows Phone. La pregunta no es quien copia a quien, puesto que TODOS se copian de todos, la pregunta es quien es responsable con sus actuaciones y quien no. Hace mucho tiempo alguien dijo que copiar una idea es de sabio, pero robarla es de ser realmente un ladrón.

 

Otro indicativo más significativo aun y que escenifica mejor todo es lo que sucede en las demás compañías que defienden sus propias patentes. Es simple, el volumen de patentes relacionadas con el mundo de las comunicaciones que pueda tener Nokia, Sony Ericsson, Samsung, Motorola… es infinitamente superior al portafolio de Apple. Es más, a día de hoy quien quiera fabricar un teléfono móvil sabe que tendrá que pagar a uno de estos por poder usar sus patentes. Lo que sucede es que estas patentes, muchas de ellas, se conocen como patentes universales, y es por ello que los gobiernos, las leyes de competencia e innovación obligan a las compañías a tener precios más que asequibles para cualquier tecnología que aun esté bajo patente que sea “universal”. Es decir, si necesitas la tecnología A de Nokia para construir un movil a día de hoy, tendrás que pagarle a Nokia por ello, pero un precio muy bajo o tener un acuerdo con él muy ligero. Pues bien, que es lo que hacen TODOS los fabricantes entre ellos? ¿Por qué generalmente no vemos muchas peleas entre otros grandes fabricantes? Porque se ponen de acuerdo. Si Samsung sabe que necesita 10 patentes de Sony Ericsson, antes de fabricar el terminal, llama a Sony Ericcson, se pone de acuerdo con ella y paga lo que estimen entre ellos, o más comúnmente se hace uso de las licencias cruzadas, tu me permite usar las patentes “aaa” “bbb” y “cccc” y yo te permito usar mis patentes “xxx” “yyy” “zzz”. De echo es natural que hagan este tipo de acuerdos a priori y no a todo pasado, las compañías no son estúpidas y si pueden evitar un juicio que saben que van a perder pues se lo ahorran. Es cierto que muchas veces existen casos concretos en los que cada compañía estan seguros de tener ciertos derechos y se termina en un jucio, pero como digo son las menos veces.

¿Pero que sucede con Apple? Que a Apple no le importa eso. Apple tenga razón o no la tenga e incluso sepa que vaya a perder o no denuncia denuncia denuncia. Es más, no se pone siquiera en contacto con los fabricantes para avisar que están violando uan posible patentes y que se pongan de acuerdos, simplemente espera y después denuncia, sin acuerdos, sin nada. Deja bien claro las intenciones de unos y las intenciones de otros. Lo que no se da cuenta Apple es que puede que eso le sirva para ganar algunos puntos algunas veces o algún pleito importante, pero lo que no entiende Apple es que cada vez más su reputación se está yendo al garete, ya que ahora ni la prensa le da su apoyo… cada vez menos.

Como empecé este artículo, en esta ocasión fue en Inglaterra donde se ha obligado a Apple a sacar anuncios tanto en televisión como en presan a mostrar un “Samsung no nos copia”. Evidentemente es una medida totalmente disciplinaria a Apple que tan solo busca el pararle los pies a Apple de denuncias absurdas, al menos en Inglaterra. Dado el éxito de la medida, es presumible que en cualquier juicio que pueda tener a partir de ahora Apple en Europa puedan aplicarse medidas similares. Parece evidente que Apple dejará tranquilo a los fabricantes en Inglaterra a menos que se vulneren realmente sus derechos (cosa que por ahora no se ha hecho) sobre sus patentes, o su imagen podría dañarse aun más. Esta medida repercutirá muy negativamente ya no solo a nivel estatal dentro de Inglaterra, sino que hoy es trending topic en todas las redes sociales y la noticia más relevante de tecnología del día y posiblemente de la semana.

Solo alabar la decisión de imponer esta sanción a Apple y el deseo de que otros países tomen medidas similares. ¿El gran problema como siempre? Las leyes Americanas que son mucho más permisivas con las grandes empresas, son leyes mucho más absurdas. Si esto pudiese extrapolarse a Estados Unidos, Apple pondría fin a esta caza de brujas, y que como todos sabemos estas nunca existieron… tan solo en las pesadillas de algunos… de Apple en este caso.