Share on Google+Share on FacebookTweet about this on Twitter

Antes de comenzar, simplemente voy a dejar una pequeña tabla comparativa del hardware del nuevo iPhone 5, que no saldrá al mercado hasta dentro de unas semanas, enfrentado contra el Galaxy Nexus de Samsung, que salió al mercado hace 10 meses:

 

A estas alturas el que más y el que menos en el mundo de la tecnología se habrá enterado esta tarde se ha presentado el nuevo iPhone 5, y lo cierto es que no son pocos los sites en los que se habla de ello.

Aunque más de uno conozca mi…  “rechazo” generalizado a los productos de Apple, quiero dejar claro que yo fui uno de los primeros que en su día se hizo acopio de un iPod Touch, o en cucha casa entraron los primeros iPhone 2G traídos desde EEUU porque aquí no se comercializaban. Y por supuesto, cada vez que hay un evento en el que se va a anunciar algo nuevo, pongo siempre especial interés, a fin de cuenta no se sabe cuando puede aparecer una idea brillante o un producto realmente que compense. Hoy no era ese día.

Lo cierto es que como siempre había gran expectación, los mismos fanboys, medios de comunicación, supuestas imágenes filtradas, rumores… incluso se escucharon hace unos días palabras desde los propios portavoces de FoxConn (emrpresa que los fabrica) en las que se decían que el nuevo iPhone revolucionaría de nuevo el mundo de las comunicaciones y que elevaría a un nuevo nivel los dispositivos móviles… el problema con crear una gran expectación es que al final o cumples o tan solo te van a seguir aplaudiendo los de siempre. Y señores… ya cansa, es el quinto iPhone, y nada más salir al mercado (que aun no está a la venta) y está muy por atrás de la competencia, y hablo tan solo de hardware, ni siquira entro en el software.

Hace unos meses apareció el Galaxy SIII y se dijo que era normal que fuese el mejor dispositivo ya que aun no había aparecido el nuevo iPhone 5. Es cierto en parte, quien saca un producto a posteriori supuestamente como bandera insignia de una compañía, este debería de estar al menos luchando por el mismo puesto que la competencia. Apple no.

El iPhone 4s dejaba muchas muchas opciones para mejorarlo sustancialmente, principalmente para hacerlo competitivo con la competencia, y lo cierto es que si miramos las mejoras… he puesto una pequeña tabla comparativa entre el iPhone 4s, el iPhone 5 y el Galaxy Nexus, que como vemos fue lanzado hace más de 10 meses. Al igual que en su día hice una comparación entre el iPhone 4s y el Galaxy Nexus, haré lo mismo con el iPhone 5. Dada la carencia de grandes novedades dentro del iPhone 5, no es necesario siquiera compararlo con el Galaxy S3 u otros modelos superiores y más actuales, con compararlo con un modelo de un año de antigüedad es suficiente para ver las mejorías y las carencias-

 

-Fecha de fabricación:

Esto puede resultar un poco de chiste, pero efectivamente estamos comparando terminales que se llevan más de 10 meses en el mercado. Podéis creerme que 10 meses es una eternidad en el mundo de las tecnologías, y en cambio encontraremos que las diferencias entre los terminales no son significativas para esos 10 meses que han pasado. Incluso si comparamos el nuevo iPhone 5 con el viejo Galaxy Nexus, veremos que a efectos prácticos no hay grandes diferencias. Ahí está lo absurdo. Podemos ver en la tabla el iPhone 4s que salió al mercado apenas un mes antes que el Galaxy Nexus, y el iPhone 5 10 meses después. En cambio vemos como el día que apareció en el mercado el Galaxy Nexus era muy superior (en su gran mayoría) al iPhone 4s, y que incluso es capaz de competir con el iPhone 5. Aquí tenemos una comparativa similar

 

-Precio

Por descontado, el precio es uno de los matices que más tenemos en cuenta a la hora de adquirir un terminal. No se puede comparar dos terminales sin mirar el precio, sería totalmente absurdo. Pero aquí tenemos un problema que hace que este cálculo sea un poco complicado. Apple no vende el terminal libre, sino que es necesario adquirirlo por contrato a una compañía. No obstante, si accedemos por ejemplo a la web de Sprint, podemos ver que el precio base del iPhone es de 650$ (Hay una errata en la imagen mostrada, no son 700, son 650$). En cambio, el precio del Galaxy Nexus (en su versión LTE ) es sensiblemente inferior (550$), siendo la versión GSM bastante menor (400$). Hablamos en el mejor de los casos de una diferencia de 100$, mientras que en el peor de los casos hablamos de 250$. Personalmente 250$ creo que es bastante dinero.

 

-Procesador

El iPhone 5 tiene dos cambios fundamentales, el procesador y el tamaño. El procesador ha sido actualizado fuertemente según Apple. Mientras que prácticamente no se ha elevado la frecuencia de reloj del procesador A6 respecto al procesador A5 (de 800MHz a 1 GHz), es posible que los datos de Apple en esta ocasión sean correctos, si tenemos en cuenta que tipo de procesador posee cada dispositivo. El A6 no es un procesador Cortex-A9 como pueda ser el A5 o el TI4460, sino un Cortex-A15 fabricando en una tecnología de 32nm, y en igualdad de condiciones a un Cortex A9, debería de tener un rendimiento bruto aproximado del 40%. Por supuesto eso no quiere decir que un Cortex A15 sea “per se” un 40% más rápido.Es lógico que el A6 sea un Cortex A15 dado que es lo que actualmente va a salir al mercado, es una de las características que son intrínsecas a la evolución de la tecnología. El Galaxy S3 por ejemplo no es un Cortex A15 sencillamente porque tiene unos meses menos. Más o menos a partir de esta fecha todos los terminales de gama alta serán procesadores ARMv7 Cortex A-15, como el procesador de Samsung Exynos , el TI5430, Tegra 4… aun así, no es tampoco nada realmente sorprendente, vemos que aun siendo un Cortex A15 no dispone de un procesador de 4 núcleos como ya hemos visto en el Galaxy S3.

Pero tener una tecnología de fabricación menor no solo hace que el dispositivo sea más rapido, sino que consuma menos. Algo a tener en cuenta. En este aspecto tengo que decir que Apple se ha comportado y ha estado a la altura de integrar en su nuevo dispositivo lo que la tecnología puede ofrecer. Aunque muchos crean lo contrario, no todo está en el reloj del procesador, no por tener más MHz un dispositivo es más rápido que otro. Pero la pregunta que realmente hay que hacerse es si realmente esa diferencia de velocidad implica en algo. Es decir, podemos coger en una mano un Galaxy Nexus de dos núcleos frente a un Galaxy S3 de 4 núcleos, y veremos que en algunos momentos el S3 puede ser muy ligeramente superior en cuanto a rendimiento real. Esto sucede cuando la limitación no está en el hardware, sino en el software. Dicho de otro modo, si quieres sumar 2+2, da igual lo rápido que vaya el dispositivo, el resultado lo tendrás en la práctica de forma instantánea.

En otro lado tenemos la RAM. Aunque llega un año tarde, Apple por fin se ha decidido a integrar 1GB de RAM, cosa que desde hace ya mucho tiempo es habitual en cualquier terminal de gama alta. No quiero decir que el cambio no sea bueno, quiero decir que llega un poco tarde, no es novedoso, no es sorprendente… lo que es sorprendente es que llegue un año tarde. Hay que tener en cuenta que aunque el iPhone 5 duplicará en RAM a su predecesor, continua siendo incapaz de ejecutar dos procesos al mismo tiempo, es decir, no es multitarea, con lo que el incremento de la RAM será absorbida en su gran mayoría por el adaptador de vídeo y para dotar al sistema de algo de más comodidad.

El adaptador de vídeo también ha sufrido una actualización, y aunque se ha mantenido el mismo adaptador, el nuevo modelo duplica el número de procesadores que el anterior. Apple clama que el rendimiento gráfico dobla al iPhone 4s, pero no es cierto. Al igual que sucede con el cambio a un Cortex A15, no implica que exista realmente una duplicación de velocidad. Esto lo sabe bien cualquiera que le guste jugar sin control en su PC, y sabrá perfectamente que por mucho que te compres un adaptador de vídeo con el doble de núcleos (o incluso un segundo adaptador de vídeo) los FPS jamás se duplican, generalmente se tiene una ganancia en torno al 10-20%. De nuevo, es un buen incremento por supuesto, el problema es que ni siquiera el adaptador del iPhone 4s se puede decir que se quedase pequeño, es decir, que a día de hoy no existe ninguna aplicación ni juego que lo necesite, a no ser por supuesto que sean test sintéticos que les gusta a muchas personas, y que sirven para poco.

 

-Pantalla

La segunda novedad ya más que esperada en iPhone era un incremento de la pantalla. Por fin Apple se ha decidido a aumentar a 4 pulgadas su pantalla. Esto es mucho? es poco? es suficiente? Bueno, es una cuestión de gustos y de mercadotecnia y publicidad… una mezcla de todo.

Si volvemos atrás en el tiempo por ejemplo, tenemos declaraciones múltiples de Stev Jobs defendiendo el tamaño de su iPhone 4s (que posee una pantalla de 3.5 pulgadas) frente a la competencia que ya usaba pantallas de 4 pulgadas y más. Tanto el señor Jobs como Tim Cook aseguraban que el tamaño óptimo, el mejor tamaño para un teléfono era sin duda alguna el de 3.5 pulgadas. Aseguraban que para cualquier tamaño superior sería necesario una mano muy grande para poder manejar con comodidad el terminal, y unos dedos muy largos para poder alcanzar cada esquina del teléfono. Este era el motivo que una vez y otra daban en todas las presentaciones para explicar el por qué mientras que todos hacían terminales con pantallas sensiblemente más grandes, ellos se quedaban en su pantalla de 3.5

Volvemos al presente y como es costumbre, donde dije digo… y ahora parece ser que Tim Cook y sus ingenieros aseguran que el tamaño óptimo y el tamaño ideal que un terminal debe de tener son exactamente las 4 pulgadas. Personalmente me parece perfecto, no me quejo del cambio, me quejo de la hipocresía simplemente, de tergiversar la verdad por la cual sus dispositivos seguían siendo de 3.5 pulgadas. No es una cuestión de tamaño, dado que realmente no existe un tamaño siquiera óptimo. Para el usuario es una cuestión de comodidad, algunos te dirán que 3.5, otros que 4 y otros que incluso 5. El motivo real por el cual Apple ha mantenido el dispositivo a 3.5 pulgadas era el rendimiento y la densidad de píxeles en pantalla. Que la pantalla sea más grande puede ser muy beneficioso, pero también significa que si quieres mantener la misma definición tienes que aumentar el número de píxeles. Vemos que el iPhone 4s como el iPhone 5 mantienen la misma densidad: 326, y para que ello sea posible el iPhone 5 debe de tener una resolución mayor, es decir mayor número de píxeles. Apple tenía dos problemas:

a) Si aumentamos la pantalla a 4+ pulgadas y no aumentamos la resolución (y no podían), la densidad de píxeles caería, ya no estaría dentro del rango de los 300dpi y no podríamos llamarla retina, que no es más que otra palabra para hacer márketing de ellos, puesto que perceptiblemente es imposible para el ojo humano notar la diferencia entre una pantalla de 326 dpi y otra de 256 dpi (por poner un ejemplo).

b) Si se aumenta el número de píxeles, el sistema tiene que trabajar mucho más. Esto es importante, y además me hace mucha gracia. Vemos muchos test sintéticos probando las capacidades gráficas de un dispositivo y otro. Rápidamente vemos que dicen que a lo mejor el iPhone es dos veces más rapido que otro terminal, pero lo que no dicen es que el otro terminal tiene que mover a lo mejor el doble de información.

A efectos prácticos, el iPhone 5 posee un total de 727040 píxeles, con una resolución efectiva de 1136×640. En comparación con el Galaxy nexus y una resolución nativa de 1280×720 tenemos un total de 921600 píxeles. Es decir, que el Galaxy Nexus posee aproximadamente un 25% más de píxeles. Cualquier operación realizada por el Galaxy Nexus, este tendría que trabajar gráficamente al menos un 25% más. Si Apple se hubiese limitado a aumentar la pantalla en otros modelos, su valor de 326 dpi habría disminuido (cosa que no quedaría bien en las comparaciones), y además el rendimiento del terminal se habría reducido considerablemente. Ahora con un procesador más rápido y que ha podido disponer de una mejor pantalla ha podido mantener los 326 dpi, eso sí, tan solo en una pantalla de 4 pulgadas. No olvidemos que el Galaxy Nexus posee una pantalla de 4.6 pulgadas. Se podría a ver creado un iPhone de 4.5 Pulgadas? Por supuesto, pero entonces el rendimiento sería inferior, la gente notaría esas pequeñas relentizaciones y además no podría matener Apple los 326 dpi.

Es todo márketing nada que ver con tamaños ideales. Estoy seguro que muchos quedarán totalmente satisfechos con 4 pulgadas, a otros les seguirá siendo pequeño, y para otros les será grande.

Por otro lado, la pantalla de Apple por mucho que se empeñe a decir que posee unos colores inmejorables, lo cierto es que es falso, y se ha demostrado multitud de veces. Las pantallas de Apple son con diferencias las que mayor imprecisión tienen de color. Con un contraste de 800:1, puede que la pantalla de Apple pueda verse desde un par de grados más de inclinación, pero la calidad del color y su precisión es muy inferior. En comparación, tenemos pantallas con contrastes de 100000:1. Y por otro lado tenemos el tiempo de respuesta de nuevo, que para las pantallas de Apple está a 25 ms. Esto importa? Depende, por culpa de tener este valor tan alto, pueden aparecer los llamados efectos Ghost en la pantalla en aplicaciones o vídeos en la que exista un movimiento rápido. De nuevo, estoy seguro que son esas cosas que un dependiente de un AppStore olvidará contar a un cliente.

 

-Almacenamiento

Sobre el almacenamiento en crudo me limito a decir lo mismo que dije en su día para el iPhone 4s o cualquier otro dispositivo. ¿Cuanto es suficiente? Para gustos colores. Personalmente con toda la música en Google Music que reproduzco por Streaming, algún vídeo, fotos… no ocupo siquiera 3GB de espacio de los 16 posibles. En el caso de iPhone tiene menos sentido aun una gran cantidad de espacio de almacenamiento si tenemos en cuenta que este no puede usarse como un dispositivo de almacenamiento externo, y solo puede usarse para cargarlo de datos a través de iTunes o iCloud. Recordemos no obstante que iCloud no es un servicio en nube, y que la información NO RESIDE en los servidores de Apple, sino en los dispositivos del usuario. Es decir, cualquier usuario que use Google Music puede tener 100GB por ejemplo en los servidores de Google con toda su música, pero en su dispositivo puede no estar usando absolutamente nada, simplemente cuando reproduce algo esto se hace por streaming y listo. En cambio por iCloud la información simplemente se sincroniza entre los diferentes dispositivos, con lo que es necesario almacenamiento local.

En esta ocasión he añadido a la parte de almacenamiento el conector, y es algo bastante más importante de lo que pueda parecer. Aquí tenemos dos cosas que destacar. En primer lugar que Apple ha modificado en el iPhone 5 el conector clásico que desde 2003 viene usando, pero lejos de usar el estándar uUSB, ha creado otro conector nuevo. Ni que decir tiene el error/problema que supone esto para el cliente. Un nuevo conector a su dispositivo implica que cualquier otro dispositivo que tuviese en su casa que conectase previamente no le vale, empezando por radios del coche, altavoces, cargadores… todo eso ya no le servirá. No hay que ser muy listo para ver que es entre otras cosas una cuestión de marketing para forzar a sus clientes habituales a pasar por caja de nuevo. Eso sí, Apple venderá por 20$ adaptadores (de nuevo, a pasar por caja). Lo gracioso es que no tiene ninguna otra razón de ser, el conector sigue usando en el otro extremo el estándar USB, lo único que cambia es le conector a su terminal.

En segundo lugar a destacar, no hace falta indicar las ventajas que a día de hoy tienen los conectores uUSB. En primer lugar su tamaño, muy inferior incluso al nuevo conector de Apple. En segundo lugar que se ha estandarizado totalmente, y eso te permite que prácticamente vayas a donde vayas siempre hay alguien que en un momento dado pueda prestarte un cable para pasar alguna información o simplemente recargar tu dispositivo. En tercer lugar, hay que recordar algo que parece no saber muchos. La mayoría de los puertos uUSB de los dispositivos Android son compatibles con UTG, es decir, puede usarse ese puerto como un USB Host! En cristiano, lo que quiere decir es que podemos conectarle por ese uUSB cualquier dispositivo USB que queramos, desde un disco duro externo, un ratón, un teclado, un pendrive, un lector de tarjetas… lo que se desee, y os aseguro que no solo funciona perfectamente, sino que Android está totalmente preparado para ello, tan solo tienes que conectar un teclado o un raton  y listo, todo es transparente para el usuario.

 

-Comunicaciones

Después de la polémica que causo el iPhone 4s, por fin Apple se ha decidido a poner en su iPhone 5 conectividad para LTE. Recordemos que Apple ha perdido varios juicios este año pasado por decir una y otra vez que su iPhone 4s así como sus iPad eran 4G, cuando no lo eran. Para que un dispositivo sea 4G debe de cumplir ciertos estándares LTE, y los dispositivos de Apple tan solo los cumplían en una parte muy pequeña. El resultado fue desastroso, mientras que un Galaxy Nexus podía conectarse a una velocidad de vértigo, un usuario de iPhone 4s (que decía que era compatible con 4G) tenía que conformarse con ser una tortuga.

Después de todo lo que llovió entonces, era evidente que un año después que menos que hacerlo realmente compatible con LTE. Lo gracioso son las palabras de Cook al decir que la tecnología LTE es la más compleja y complicada del planeta, cuando a día de hoy existen desde hace incluso un año dispositivos totalmente compatibles con LTE funcionando perfectamente. De nuevo Apple llega bastante tarde.

 

-Cámara

Aunque Apple ha recalcado que la cámara es muy superior a la del iPhone 4s (en el iPhone 5), lo cierto es que los cambios han sido mínimos. El más “significativo” ha sido aumentar a 1.2MP la cámara frontal. Muchos podrán aplaudir el cambio por supuesto, pero recordemos que desde hace ya un año las cámaras frontales de gama alta la que más o la que menos eran ya de 1.2/1.4MP, capaces de grabar vídeo en HD Ready perfectamente. Con esto quiero decir que aunque aplaudo el cambio, de nuevo llegan un año tarde.

Otra función que parece que han mejorado (habrá que verlo) es un mejorado filtro IR para mejorar las fotos en baja luminosidad en la cámara trasera, pero por increíble que parezca no se ha mejorado el tiempo de captura como tantos pedían o la resolución (La resolución es relativa, es mejor tener una buena lente que no tener un sensor capaz de recoger muchos píxeles). El galaxy nexus en cambio con tan solo 5MP es una obra de la tecnología, capaz de tomar fotos a una velocidad altísima, y ni que decir tiene la cámara del S3 que teninendo también la caracterísitica de Zero Shutter lag, posee un sensor de 8MP muy superior en todos los aspectos al de iPhone 5. Personalmente me quedo con diferencia con el sensor del Galaxy Nexus al del iPhone 5.

 

-Sensores

Apple no ha cambiado nada en este aspecto. Se escucharon rumores de todo tipo sobre que Apple por fin incluiría un sensor NFC en su iPhone 5, pero no fue así. Hace un año, Apple esgrimió que no era necesario porque la tecnología NFC aun no se había desarrollado bien, que aun era una tecnología “inmadura”, esa fue la razón de no disponer de un sensor NFC en su iPhone 4s. Ahora la versión es algo diferente, alegando que no tiene mucho sentido tener mas dispositivos para transmitir información.

En cambio, cualquiera que tenga un dispositivo Android con NFC sabrá las múltiples funcionalidades de este sensor. Para empezar, no hay que verlo meramente como un sistema de pago electrónico, sino como una interfaz completa para intercambiar información de forma sencilla. Gracias a NFC por ejemplo, podemos compartir uan foto, un vídeo, una tarjeta de contacto, una ubicación… simplemente acertando dos terminales y tocando la pantalla. Simplemente así!! Hay que tener en cuenta que un iPhone ni siquiera puede compartir archivos por Bluetooh o WIFI Direct. Cualquier usuario de Android además de poder transmitir archivos por Bluetooth o por WIFI Direct, con NFC tiene otro mundo totalmente diferente práctico y divertido.

NFC no solo se usa para transmitir información de un terminal a otro, sino que es usado muy extensamente en todo el mundo a día de hoy para la creación y utilización de tarjetas/tokens que se usan para identificación. Un dispositivo movil con sensor NFC puede leer o escribir cualquier “token” o pegatina o… RDIF, permitiendo crear un sin fin de posibilidades. Desde simplemente un sistema de identificación sencillo que tan solo hay que pasar el token por delante del teléfono, hasta crear pegatinas que configuran nuestros dispositivos en función de lo pasemos por una o por otra, o para leer información sobre un producto en plan códigos QR, pero sin necesidad de aplicación ni camara ni nada, simplemente deslizando tranquilamente el terminal por el token o pegatina RDIF

Para terminar, Apple ha creído igualmente innecesario el incorporar un barómetro. Yo era el primero que me mostraba un poco reticente a este sensor, pero en cambio una vez que entiendes bien la funcionalidad que tiene, es francamente impresionante. Un Galaxy Nexus ni siquiera con una clara visión del cielo puede fijar el GPS en 2-3 segundos, gracias en parte precisamente al barómetro, que hace de altímetro, aumentando considerablemente también la precisión del GPS.

 

-Dimensiones

No podemos comparar anchura y altura dado que son terminales con pantallas de diferentes tamaños, como ya hemos visto. Evidentemente al ser un terminal más grande por la pantalla, es más largo, es más ancho y es más pesado. Lo gracioso es que el iPhone 4s incluso siendo mucho más pequeño era más pesado que el Galaxy Nexus. El iPhone 5 corrije esto y logra adelgazarlo un poco. Pero ojo, de nuevo hay que tener en cuenta que el Galaxy Nexus es más grande, y por tanto más pesado en igualdad de condiciones.

 

-Batería

Apple ha aumentado ligeramente la batería, pero sigue teniendo el principal problema de siempre. No es extraible. Por supuesto Apple habla de datos concretos de horas en conversacion y bla bla bla, datos que todos sabemos que jamás se cumplen. La pregunta es la de siempre… ¿durará la batería un día completo con un uso moderado? Sea cual sea la respuesta, el problema no es siquiera la batería, es que no es extraible. Cualauier usuario de u Galaxy Nexus por ejemplo, puede simplemente tener una batería cargada en el bolsillo, en la cartera, en… que tiene un coste ni siquiera de 10€. Por 10€ tienes una batería extra que guardas en cualquier sitio para un imprevisto. Y ya no solo eso, sino que si un iPhone tiene un problema con la batería y no está en garantía, mínimo son 120€

Esto de la batería extraible puede parecer una tontería, en cambio casi todas las personas que conozco con iPhone se han quejado de la batería una y otra vez, y maldecido el no poder tener una batería a la que poder conectarse. En ese momento es cuando otro usuario saca su batería de recambio, la cambia en 1 minuto y asunto arreglado. Esto sinceramente es de vital importancia, un dispositivo sin batería es igual a un dispositivo muerto. Ya puedes tener el mejor terminal del mundo, que si está apagado de poco sirve.

 

 

Conclusión:

-Es una mejoría frente al iPhone 4s? Sin duda alguna, está más que demostrado.
-Es una mejoría suficientemente importante para ser necesaria o útil o siquiera para cambiar de terminal? En absoluto. Cualquier usuario de iPhone 4s puede hacer exactamente lo mismo y prácticamente igual de bien que cualqueir usuaario con iPhone 5
-Aporta algo novedoso realmente el iPhone 5? Esta es la mayor decepción de todas, no aporta absolutamente nada nuevo.

Recuerdo que la salida del Galaxy Nexus aportó la consolidación de NFC, barómetro, la primera cámara Zero Shutter lag.. el iPhone 5 no aporta nada que no tengamos ya otros usuarios desde hace incluso un año. Si lo comparamos con su predecsor está claro que es mejor, pero si lo comparamos con la competencia, vemos que Apple llega simplemente un año tarde, no hay nada nuevo, no hay nada sorprendente, no hay nada que se pueda simplemente soltar un: Ohhhh. Ni posee una cámara revolucionaria, ni un solo sensor diferente, ni una batería que cambie realmente la lacra de siempre, ni una pantalla que esté por encima de todas, ni una conectividad sin igual… NADA!! Incluso algunos de los cambios son a peor como el conector nuevo que obligará a muchos usuarios a pasar de nuevo por caja.

Cuando veamos a dos usuarios en la calle, uno con un iPhone 4/4s y otro con un iPhone 5 lo único que notaremos realmente será el tamaño que es ligeramente superior, nada más. En un año, todo lo que ha sido capaz crear Apple es el iPhone 5, y después dice en los juicios que son pioneros… sinceramente, me acojo a lo que se anda diciendo en todos los sitios: Si, es bonito, pero es aburrido, insípido y sinceramente carente totalmente de ideas o de novedades.

 

Un saludo.