Share on Google+Share on FacebookTweet about this on Twitter

Black3

Es hermoso ver que la inmensa mayoría de este mundo, con independencia de religiones o razas, de clases, de géneros… todos celebramos estos días. Por desgracia no todos lo viviremos del mismo modo, con las mismas posibilidades, con las mismas comodidades, con la misma igualdad. Para algunos serán unas navidades más, para otros unas navidades menos. Quizás esa será siempre la mancha negra que adornarán las navidades. Como decía Silvio Rodriguez en su canción de Navidad, mientras unos celebrarán sus millones, otros no conocen que es brindar. No hay que ahogarse en ello, son días para reencontrarse, días para compartir, días para disfrutar… tan solo recordar, al menos, que no todos nacimos con las mismas condiciones.

 Dicho todo esto, tan solo espero que este año que también se termina haya sido al menos tan generoso como lo fue conmigo. Espero que las lágrimas que se quedaron en él hayan podido ser sepultadas por risas, brindis, por muchos te quiero. Si bien usamos la tecnología cada día para perder el tiempo, no pasa nada por usarla al menos un día para decidle de un modo más especial a aquellas personas que nos importan, que nos importan, que gracias por estar ahí y, que por supuesto, gracias por aguantarnos un año más

Por último, gracias a vosotros, cientos e incluso miles de lectores cada día pasan por estas páginas aun no sé bien por qué, leyendo textos que parecen no tener fin de una mente a veces pienso que perturbada. Creerme cuando os digo que soy el primero que aprendo de todos, sin olvidar por supuesto a conocidos e incluso amigos que nacieron precisamente de esos correos que a lo largo de los meses y los años llegan a la bandeja de entrada preguntando algo o sencillamente queriendo saber un poco más. Gracias por compartir un año más este viaje con esta Alma Oscura.

Feliz navidad, os deseo unas felices fiestas, una feliz noche buena, y por descontado un Feliz Año Nuevo.

Nos vemos pronto amigos, paz y amor
Theliel

PD: Os dejo el vídeo del año pasado… creo que merece la pena recordarlo