Share on Google+Share on FacebookTweet about this on Twitter

Introducción

El verano pasado se dio en España el pistoletazo de salida a las primeras antenas LTE de Movistar, Vodaphone, Orange y Yoigo para el despliegue de su red 4G (LTE) en el territorio Español. Como cualquier otra evolución tecnológica que nos permita acceder a mejores servicios y capacidades, es evidente que sería insensato decir que es algo negativo, y en mayor o menor medida, antes o después, todos nos beneficiaremos de estas mejoras. Supongo que el lector hasta este punto estará evidentemente de acuerdo. El problema aparece cuando las compañías toman por idiotas y estúpidos a los usuarios, creando necesidades que no existen, intentando hacer pasar la plata por oro y logrando a base de marketing barato (al menos a mi parecer) asentar conceptos y/o creencias en cuestiones totalmente absurdas. Ni que decir tiene que el principal problema de todo esto no lo tienen las propias compañías, y sé que esto no es políticamente correcto decirlo, sino de los usuarios!! que como corderitos se dejan manipular por palabrería barata con la excusa de que “yo no entiendo de eso”. Claro, no entienden de eso, pero en cambio son los primeros que sin entenderlo lo solicitan, lo quieren y pagan por ello. Si no entiendes de eso y no sabes realmente que es eso… ¿para que lo quieres? ¿Porque tu vecino dice que lo tiene y es lo mejor? Como es caro, y dice que es mejor será mejor, y yo no puedo quedar rezagado… Venga por favor. El problema en España es que las empresas están acostumbradas a este modelo de negocio, en el que el usuario normal se va a creer todo lo que les digan, porque si no lo toman así de sus publicidades lo tomarán así del compañero de al lado que sí ha pagado un precio por ello, y por tanto no va a reconocer que no sirve para nada (o que el precio no compensa).

Dicho todo esto creo que primero, antes de hablar un poco de este problema, hay que saber realmente que es y que no es el 4G a través de LTE, en que nos afecta, que nos proporciona, pros y contras… y cuando eso esté más o menos aclarado, la mayoría por tanto estoy seguro que coincidirá conmigo en lo que he querido expresar en mi primer párrafo.

 

En primer lugar, dado que no dejan de anunciarlo a bombo y platillo, me pregunto quien sabe realmente que es eso de 4G que llevan bombardeándonos día y noche tanto en la publicidad de operadores móviles como de los propios móviles, ya sea en televisión, revistas, Internet…

 

Que es eso del “4G”

 Dentro del mundo de la telefonía móvil, existen como es natural organismos que regulan todos los estándares que usamos a día de hoy. Así pues se comenzó a usar esta terminología a fin de diferenciar de un modo generacional unas tecnologías de otras, dicho de otro modo, poder diferenciar en grupos de forma sencilla diferentes tecnología desarrolladas dentro de la telefonía móvil que van apareciendo con el tiempo. Cada tecnología desarrollada en este aspecto se ubica dentro de una “generación” en función de si cumple o no unos requisitos impuestos por los organismos que gestionan toda la normativa vigente, y evidentemente cada nueva generación viene a sustituir y mejorar la generación anterior.

Como nota, tened en cuenta que TODOS los datos sobre velocidades que vamos a poner corresponden a hipotéticos máximos teóricos, en el que la cobertura fuese perfecta, las condiciones perfectas y con terminales que fuesen compatibles con las especificaciones más elevadas. Cosa que evidentemente no se cumple jamás en ninguno de los casos, ni de lejos.

Antes de detallar cada una de las tecnologías, veamos antes una pequeña tabla descriptiva con las capacidades TEÓRICAS de cada tecnología, en la que he incluido la velocidad de enlace soportada por un terminal como el Nexus 5 o el Galaxy S5 (el iPhone 5s posee una velocidad LTE menor) y la máxima soportada por los operadores en España. Como es lógico, la velocidad de enlace (que no la efectiva) máxima a datos de cada usuario dependerá de dos factores fundamentales: La que ofrece el operador y la que puede soportar nuestro dispositivo, por supuesto siempre que exista cobertura para dicha red. La más pequeña es la que podremos usar. Cada columna contiene dos valores, el enlace de descarga y el de subida, todas expresadas en segundos. 

Tecnología Máxima Nexus 5 Movistar Vodafone Orange
GPRS 80Kb/80Kb  48Kb/48Kb  ???  40Kb/40Kb  40Kb/40Kb
EDGE/EGPRS 496Kb/496Kb 228Kb/228Kb  128Kb/64Kb  200Kb/100Kb   200Kb/100Kb
UMTS (Rel. 4) 1.2Mb/256Kb 512Kb/128Kb   384Kb/64Kb  384Kb/64Kb  384Kb/64Kb 
HSPA 14Mb/7.2Mb  21Mb/5.7Mb  7.2Mb/1.4Mb  7.2Mb/5.7Mb  7.2Mb/2Mb
HSPA+ 672Mb/???  42Mb/5.7Mb  21.6Mb/5.7Mb  28.8Mb/5.7Mb  14.4Mb/2Mb
LTE 300Mb/75Mb 150Mb/50Mb  75Mb/25Mb  100Mb/20Mb 150Mb/¿25Mb?

 

Dentro de cada generación han existido diferentes tecnologías. Haciendo un repaso muy rápito, veamos como el paso del tiempo ha ido estableciendo estas… “generaciones”, y las tecnologías más “sonadas” para el usuario dentro de dichas generaciones. Hay que tener en cuenta que cada generación siguiente, cada tecnología supuestamente “superior” posee un consumo de batería igualmente superior, cosa importante a tener en cuenta:

Generación 0 (0G): La radio, un sencillo Walkie Talkie, trasmisión de la voz por medio de ondas de radio.

Generación 1 (1G): Pertenecerían los primeros teléfonos “móviles”, aun se pueden ver en películas muy antiguas, aparatos muy grandes.

Generación 2 (2G): Realmente el comienzo de toda la telefonía móvil tal y como la conocemos a día de hoy. La tecnología principal 2G es bien conocida por todos: GSM, TODOS nuestros móviles son GSM, y a día de hoy sigue conformando la red móvil principal para llamadas de voz. Aunque en teoría podría transportar datos, el uso fundamental siempre fue para transportar voz.

Generación 2.5 (2.5G): En realidad durante los años, sobre todos en los actuales, nacieron tecnologías que no llegaban a cumplir con las promesas de una generación superior, pero que mejoraban bastante la generación en la que estaban, con lo que se empezó a aceptar el uso de generaciones “intermedias” o de salto. Dentro de la generación 2.5G (que por consiguiente está dentro de la generación 2, la tecnología que sobresalió y que creo que la inmensa mayoría recordará (y de echo aun se usa) fue GPRS y EGPRS/EDGE. GPRS fue la primera tecnología móvil telefónica pensada realmente para la transferencia de datos, y con ello llegarían los MMS, las primeras aplicaciones de correo electrónico para teléfonos móviles, pequeños navegadores webs… algunos fueron algo más allá y mejoraron GPRS introduciendo EGPRS/EDGE, mejorando las velocidades de transmisión de datos. A día de hoy es el servicio de datos más básico que nuestros operadores pueden ofrecernos, y evidentemente el más lento. Para hacernos una idea, la velocidad máxima teorica de GPRS sería de la friolera de 80Kb/s y la de EGPRS 496Kb/s (en la teoría podría ser más, pero no deja de ser teórico). Como todos comprenderemos en el mundo que nos movemos a día de hoy, 10KB/s (80Kb/s) nos parecería un chiste, incluso 62KB/s (496Kb/s). Lo gracioso de todo esto es que la inmensa mayoría de operadores, cuando alcanzamos nuestra Cuota de datos mensuales nos reducen la velocidad a 8-16KB/s, y aun así evidentemente algunos servicios continúan siendo “usables”, muy mal, pero usables. Recordemos que los valores puestos están en notación de bits, no de Bytes, los valores en bits (b minúscula en las unidades) habría que convertirlos a Bytes para que el usuario entienda mejor las tasas de velocidades, que son las que realmente manejamos.

Generación 3 (3G): La 3º generación ha sido y es la gran explosión dentro de nuestro día a día por ser la primera generación realmente que ha permitido una transmisión de datos suficientemente alta como para permitir una comunicación fluida con la mayoría de los servicios que usamos a día de hoy, sobre todo cuando entramos en servicios audiovisuales. Dentro de esta generación encontramos la inmensa mayoría de tecnologías que usamos a día de hoy, y como veremos, técnicamente hablando el famoso 4G (LTE) que nos venden no es en realidad una tecnología 4G, sino 3G, aunque muy muy recientemente se ha permitido llamar 4G (aunque como digo no es una tecnología 4G real). Dentro de la tecnología 3G Pura, tendríamos que retroceder años para ver los primeros terminales que operaban con una tecnología llamada UMTS. UMTS no solo era ya un servicio de datos, sino también de voz, sustituyendo por tanto las redes GSM. UMTS permite una transferencia de datos máxima de 1.2Mb/s, con lo que como vemos muy superior incluso a los 496Kb/s de EGPRS. En teoría con una buena cobertura y una buena red móvil, UMTS debería de poder satisfacer la mayoría de todos los servicios… pero es cierto que no sería capaz de llegar quizás a servicios de streaming más complejos y pesados.

Generación 3+ (3G+, 3.5G, 3.9G…): Este “grupo” generacional quizás es el más complejo de todos por la gran cantidad de estándares que han ido apareciendo, todos ellos intentando mejorar el anterior pero sin poder cumplir las promesa de la generación 4º. Existe una enorme confusión dentro de estos estándares, algunos se refieren a ellos solo como 3G, otros como 4G… y es comprensible en parte, dado que entre unos y otros puede existir mucha diferencia en prestaciones, y pocos conocen que son tecnologías en realidad intermedias. Es correcto decir que son tecnología 3G? Sí, totalmente, aunque también sería posible decir que son 3G+ o 3.5G. Lo que sería más complejo y discutible sería si podemos llamarlos 4G o no.

Las tecnologías claves de esta tecnología en un principio (que la mayoría solo sabe de ellas por la sigla que suele aparecer en sus terminales, la H) son dos fundamentalmente, las cuales son a día de hoy el grueso de todos los datos transferidos por nuestros dispositivos móviles: HSPA y HSPA+ (H y H+), permitiendo respectivamente velocidades de hasta 14Mb/s en el caso de HSPA y de 672Mb/s  para HSPA+ (no es una errata). Ambos estarían por encima de la media de las conexiones ADSL y cable de España!! Pero una vez más recordemos que son velocidades teóricas de la tecnología, que evidentemente jamás se acercarán siquiera a las reales.

Por paradójico que parezca, las siguientes tres tecnologías ahora tan en boca, y una de ellas las que hace que escriba esto, no son realmente tecnologías 4G puramente hablando, aunque debido a la presión de las empresas de comunicaciones (por la evidente cuestión de marketing, vende más poner 4G que no ponerlo), tanto LTE, HSPA+ (Sí, HSPA+ también) y WIMAX les han permitido “usar” el nominativo de 4G, aunque como digo tan solo a nivel informal, dado que ninguna de ellas se reconoce como una verdadera tecnología  4G.

Lo que sí es evidente que con números por medio, la diferencia entre HSPA y HSPA+ es abismal, más de 40 veces superior, de ahí que se permita igualmente el nominativo 4G.

En el caso que nos atañe, nuestro LTE (“4G”), permite una velocidad de transferencia de 300Mb/s.

 

El problema con el espacio radioeléctrico

 Aquí en España hay un problema añadido de gran importancia que afecta principalmente al despliegue del 4G, tanto que dentro de un año o dos TODOS vamos a tener bien conocimiento de ello, dado que habrá que cambiar muchas antenas de televisión si queremos ver la TDT. y es el espectro radioeléctrico.

Las tecnologías inalámbricas requieren una frecuencia o banda de frecuencia para transmitir los datos. Esta banda de frecuencia como es natural tiene que ser dedicada para dicho fin o tendríamos interferencias constantes con todo. A ello se le llama espectro radioeléctrico, y en todos los países se reparte (subasta), se “regla” de forma que cada tecnología, dispositivos y otros usen frecuencias diferentes para que podamos usarlos todos del mejor modo posible.

El problema en España es que cuando hace unos años se realizó el apagón digital que todos recordaremos, (pasamos de la televisión analógica a la TDT) no se tuvo en cuenta las tecnologías emergentes como la ya realidad LTE. La TDT tiene asignada sus propias bandas de frecuencia, al igual que GSM, UMTS… El problema aparece cuando en España la banda de frecuencia actualmente dedicada a LTE es la de 1800Mhz y 2600Mhz, dado que el resto del espectro radioeléctrico en el que la tecnología podría funcionar bien está ocupado. Para cualquier persona, podría decir que realmente que importancia hay, si ya tienen asignadas dos bandas de frecuencia, donde está el problema. El problema es la física.

Una señal se desplazará de forma más rápida (tendríamos conexiones más rápidas) cuando la frecuencia es mayor, pero en contrapartida la distancia efectiva es mucho menor. El ejemplo más sencillo es el WIFI, que opera a 2.4Ghz o a 5Ghz, conexiones muy rápidas pero de un alcance muy limitado (100 metros?). Por otro lado, que pasa si la frecuencia es más baja?? Que podemos cubrir distancias muy superiores y una penetración superior en los materiales, a expensas claro está de una velocidad menor.

En que nos afecta esto a nosotros como usuarios? En todo. Y a las operadoras?? En todo. Las operadoras llevan luchando mucho tiempo para lograr que el estado reestructure de una vez el espacio radioeléctrico y liberen la banda de 800Mhz actualmente usada para la TDT. Aquí podemos ver el plan del gobierno respecto el dividendo digital y como va a quedar todo, en teoría, después de 2014. Por qué este interés? Porque las operadoras podrán con un sola antena dar servicio a muchísimas más personas, lo que se traduce en montar muchas menos antenas, lo que se traduce en reducir costes una barbaridad en infraestructuras. Por supuesto a expensas de tener menor velocidad en aquellos lugares en las que se esté usando dicha frecuencia, pero ideal para cubrir largas distancias que no son tan pobladas, y usar las frecuencias altas para núcleos urbanos.

Esto está haciendo que TODOS los operadores que han comprado su banda de frecuencia en los 800Mhz relenticen enormemente la implantación de LTE en todo el territorio nacional, y de echo solo hay que ver los mapas de cobertura actuales, en los que tan solo los núcleos urbanos más importantes disponen de cobertura LTE… por qué?? Pues porque en la banda de frecuencia que están usando requieren de mucha más infraestructura y eso para ellos es dinero. Así que posiblemente hasta que no se haga efectivo el dividendo digital (a final de 2014 o a lo largo de 2015) la cobertura LTE será pésima en todo el territorio español.

 

Verdades y Mentiras

Aun cuando no leyésemos nada de lo que he puesto anteriormente, sencillamente mirando la pequeña tabla que puse al principio podemos ver que hay muchas cosas que no nos cuadran, o al menos cuanto menos son curiosas. Lo más importante, y lo que vamos a poner como primer punto de nuestras verdades y mentiras es que curiosamente lo que nos limita no es la tecnología, son los propios operadores a los que les importa más poner en una oferta eso de 4G que informar o mejorar sus infraestructuras.

-Verdad: LTE tiene un consumo de batería aproximado de un 10-20% superior a HSPA/HSPA+, y mucho mayor cada vez que el terminal se registra en una Red u otra (es decir cuando pierde cobertura LTE pasa a HSPA+ si está disponible, y vuelve a LTE si vuelve a estarlo… estos cambios consumen mucha batería)

-Verdad: Las operadoras ofrecen más velocidad por LTE que por HSPA+

-Verdad: LTE posee una latencia inferior, y mecanismos para mantener una conexión “estable” en pequeños cortes. Esto será de gran ayuda sobre todo en aplicaciones de tipo Streaming como música o radio.

-Verdad: La velocidad REAL que un usuario puede disfrutar depende infinitamente más de la cobertura que dispone que de la tecnología usada.

-Verdad: Las operadoras saltaron rápidamente a LTE por cuestiones de marketing principalmente (aquí en españa sobre todo), si tenemos en cuenta que HSPA+ proporciona igualmente unas velocidades altísimas, en papel bastante superior que LTE (no así con la tecnología 4G REAL sucesora de LTE, LTE Advanced). Pensemos que terminales con HSPA+ que puedan alcanzar enlaces de 42Mb son muy elevados, mientras que terminales LTE aun son muy escasos. Sumemos a ello que la cobertura HSPA+ está muy extendida, quizás un 3o% del País?? Respecto a un 5% LTE?

-Verdad: La problemática con el espacio radioeléctrico es una realidad, que retrasará en mucho un despliegue realmente significativo de la tecnología LTE, al menos hasta final de año.

-Verdad: La cobertura LTE es casi inexistente, tan solo la podemos encontrar prácticamente en las principales capitales del País, y a menos que se tenga cobertura LTE eso del “4G” que nos venden no nos vale para nada.

-Verdad: El 95% de los usuarios aun cuando estén usando una conexión LTE NO VAN A NOTAR NINGUNA MEJORÍA. EL problema es tener una buena cobertura, si el usuario tiene una cobertura decente en HSPA/HSPA+ no va a notar ningún cambio que pueda apreciar en abrir por ejemplo una web, mirar el correo, usar el GPS, enviar un mensaje… en lo único que realmente podríamos encontrar una gran diferencia sería TAN SOLO cuando requerimos descargar o subir datos de forma masiva, por ejemplo si quisiésemos descargar una película, o usar nuestro terminal de modem para nuestro PC o para toda la red de nuestra casa… Para esto sí sería tremendamente útil, el problema es que nuestras tarifas de datos son muy limitadas!! Es cierto que por ejemplo si por HSPA+ teneos una conexión a 8Mb/s y por LTE a 20Mb/s por ejemplo, podemos descargar una película de 700MB en 11 mintos con HSPA+ y en algo menos de 5 minutos por LTE. Pero señores, si en el mejor de los casos tenemos planes de datos de 5GB, siendo lo normal entre  1-2GB, me puede decir alguien quien es el lumbreras que se gasta de sus 2GB (por ejemplo) un tercio de todo los datos en 5 minutos para descargar una peli?? Venga hombre, por favor!! me da igual que la velocidad fuese de 20Mb/s como si fuese de 200Mb/s, con los planes actuales no tiene sentido.

-Verdad: LTE y tecnologías más rápidas serán un punto importantísimo en el futuro para poder proveer conexiones de banda ancha y rápidas en zonas donde las conexiones convencionales como ADSL/fibral no son posible, usando por supuesto siempre planes de datos ilimitados.

-Verdad: Necesitas un terminal o modem LTE, de lo contrario eso del “4G” no nos afectará. Y como nota, actualmente los terminales LTE son una minoría, tan solo los podemos encontrar en terminales de gama alta (no todos ni mucho menos), y posiblemente no con más de un año en el mercado.

-Mentira: LTE es 4G. Estrictamente hablando, sería 3.9G. LTE es tan 4G como lo es HSPA+

-Mentira: Se alcanzarán velocidades de hasta 150Mb o 300Mbs. Las velocidades sobre el papel están tremendamente alejadas de la realidad. Aun cuando digan velocidades de 150Mb/s soñaremos con velocidades parecidas, lo cual por supuesto es aplicable igualmente al resto de tecnologías similares, no es algo exclusivo a LTE.

-Mentira: A las operadoras les supone un coste extra darnos servicio a LTE. Es verdad que las infraestructuras cuestan dinero y desplegar la red LTE tiene un alto coste, pero se supone que precisamente ya pagamos por eso, y que el operador con todo el montante entre otras cosas lo reinvierte en infraestructuras.

-Mentira: Los operadores principales (Los que no son OMVs) no puden prestar servicios a las Virtuales. En teoría tendrían por ley que facilitar igualmente el 4G a los OMVs, pero estos se escudan en que es complejo y complicado antes de que se haga efectivo el dividendo digital. De aquí por cierto que PepePhone recientemente anunciase su divorcio con Vodafone.

-Mentira: Vas a ser más cool y todos te van a admirar por poder usar 4G.

 

Conclusiones

Evidentemente LTE nos trae una serie de ventajas reales que todos podremos aprovechar en menor o mayor grado. En realidad no soy critico con la tecnología en sí misma, sino que se use como moneda de cambio para manipular a la población. Claro que LTE ofrecerá velocidades superiores a las que tenemos a día de hoy, y cuando realmente aparezcan las redes 4G reales como LTE-E más aun, pero eso no justifica el daño que hacen con su márketing viral. Voy a poner un ejemplo sencillo de esto, mirar el caso de Pepephone.

Hace poco anunciaba que se divorciaba de Vodafone y los demandaban porque estos no les ofrecían acceso a LTE. Hasta aquí perfecto. Según el comunicado, se han visto “obligados” a irse con Yoigo porque recibían peticiones diarias de cientos de sus clientes exigiéndoles LTE (o 4G como llama la mayoría, que como he dicho no es correcto del todo… aunque tb he dicho que se ha permitido llamarse así), y según aseguran los chicos de Pepephone (que me lo creo a pies juntillas) han perdido muchos clientes por culpa de esto, los cuales se fueron para poder tener LTE en otro operador. Aquí no critico a Pepephone, que a fin de cuenta lo que tiene que hacer precisamente es luchar por su cliente y brindarle en la medida que pueda lo mejor, lo que me parece totalmente absurdo es que haya alguna persona que diga: “Me marcho porque vosotros no me dais 4G (LTE)”. Por supuesto puede existir alguna persona que realmente le sea de gran utilidad LTE, y tenga un dispositivo LTE y viva en una de las pocas ciudades deEspaña que tenga cobertura LTE… ahora bien, ese porncentaje de personas debería de representar cuanto?? un 1%? menos?? Cuando a lo mejor es un 10-20% el que se queja y se marcha porque no se lo dan, es que ese 10-20% tiene un problema muy grande, personas altamente influenciables por el de al lado, por la televisión, por el márketing.

Una vez más, es LTE algo malo?? No, para nada, es muy positivo. Alguno se acordará cuando critiqué duramente los comentarios que hizo en vida el gran Steve Jobs cuando aseguraba que Flash era una tecnología muerta y por eso jamás la implementarían en sus iPhone, que todo era HTML5. De eso han pasado… 5 años?? 6?? y en cambio Flash sigue teniendo una penetración altísima. Con esto criticaba HTML5? Para nada, decía que HTML5 sería y ya en parte lo es importantísimo en el futuro, lo que criticaba era que alguien pudiese decir que Flash era una tecnología muerta, porque eso sí es manipular a las masas, usando medias verdades para mentir.

Por desgracia España aun tardará en subirse al tren del LTE a un modo más global. Como ya se ha dicho hasta que el dividendo digital no se haga efectivo la cobertura nacional será muy deficiente, y por supuesto a medida que las nuevas antenas de los 800Mhz se vayan instalando la velocidad LTE irá decreciendo fuertemente a medida que nos alejemos de las antenas de 1800/2600. Altas velocidades en capitales, mucho menor en pueblos o ciudades pequeñas.

La buena noticia es que han vendido tanto lo del 4G que al menos las capitales principales disponen de un modo relativamente razonable una buena cobertura LTE: Madrid, Barcelona, Mi Sevilla, Bilbao, Valencia… aunque solo los núcleos y en todo caso algún pueblo cercano a ellos. 2014 será un año de despliegue en toda regla, supongo que se seguirán instalando antenas en toda España en las ciudades de más pobladas a menos, y en cuanto el dividendo digital se haga efectivo se podrán cubrir la mayoría de pueblos también, aunque para eso si tendremos que esperar hasta 2015.

Mi consejo?? Si alguien ha sido capaz de leer hasta aquí y quiere un consejo, es muy sencillo:

-No se te ocurra comprarte un terminal LTE por la razón de que busques un terminal 4G, es una tontería, antes que puedas usar esa tecnología realmente de forma útil, habrás cambiado otra vez de terminal

-No te cambies de compañía por la sencilla razón de que uno te da LTE y otro no. Una razón de peso es el trato humano por ejemplo de Pepephone, o las tarifas interesantes de Symio… pero estar en una compañía por LTE… no por favor.

-Si tienes un terminal LTE, tengas o no servicio LTE y tenga o no cobertura LTE, a día de hoy deshabilita LTE si puedes (En iOS no puedes, en Android puedes deshabilitar LTE), tu batería durará mucho más y no apreciarás ningún cambio notable.

3g LTE