No hay demasiadas “actitudes” que me den más pena que el fanatismo que existe a día de hoy; prácticamente sobre cualquier cosa. Siempre he creído que se puede ser fan de cualquier cosa, pero hay que tener cuidado de no convertirse en un fanático. Para mi la diferencia radica en que el fanático se deja llevar ya no sólo de un modo desmedido, sino sin atener a razones, motivos, números, explicaciones… Cuantos fanáticos conocemos, adoradores de alguna marca, que año tras año, y como si fuese un sectarismo, se acude a la misma por razones que por lo general son en el mejor de los casos vagas, sin sostenerse (las razones), dejándose llevar por el marketing o las opiniones del de al lado, y no mirando las verdaderas necesidades que uno pueda tener.

Antes que nada, y para evitar aquellos mal pensados, quiero dejar claro que jamás he recibido hasta la fecha un sólo céntimo (ni directa ni indirectamente) por parte de Xiaomi, ni regalías ni favores. Todo lo que expongo a continuación es mi mera opinión basada en estos últimos años. Como he hecho otras veces, antes que Xiaomi, cuando una compañía hace las cosas bien, creo que también hay que decirlo. Repito, es mi experiencia, estoy seguro que no habrá sido la misma para todos, y por supuesto respetando a cualquiera que pueda tener otra idea de ello.

 

Dejadme, a modo introductorio, contaros una historia

Aun a día de hoy hay quienes dicen que soy demasiado crítico con algunas empresas/marcas, especialmente con Apple. Bueno, para quien no lo sepa, mi blog original lo creé porque estaba cansado de aguantar algunas censuras y restricciones que tenía en, no recuerdo ya siquiera cual fue, foro precisamente sobre iPod Touch/iPhone. Puedo decir que adquirí el mío mucho antes de que se comercializasen aquí en España, y como me ha pasado siempre, empecé a destriparlo todo lo que pude, y a estudiarlo. Pero iPhone no era lo que es hoy, ni tampoco Apple. Lo más gracioso de todo es que la inmensa mayoría le da el éxito de los terminales actuales a Apple, y la historia es bien diferente, al menos para los que la conocen. Por aquel entonces no podía instalarse absolutamente nada en el dispositivo, no había una AppStore, no había SDK para crear aplicaciones, no había nada. El iPod Touch era un iPod de nueva generación con gran pantalla y táctil, y el iPhone lo mismo pero con posibilidad de realizar llamadas. Tampoco fue un gran shock, y habría quedado ahí si no fuese por los verdaderos autores del “boom”.

¿Que sucedió? que un buen día se logró de forma “sencilla” acceder como root al terminal, y ahí empezó todo. La curiosidad permitió crear aplicaciones nativas simples como servidores SSH, pequeñas utilidades… y poco a poco gracias a ingeniería inversa y la dedicación de la comunidad, aplicaciones con interfaz propia. Ya no sólo podíamos hacer llamadas y tener un teléfono que realmente poco o nada nos daba en comparación a la competencia, ahora podíamos instalar algunas utilidades extras, muy útil e interesante desde el punto de vista de los amantes en tecnología. Y entonces apareció él, para mí siempre será el “padre” de los móviles de hoy en día,  y no precisamente porque se dedicase a fabricar hardware, sino porque fue quien logró que se pusiese la maquinaría que hoy nos lleva aquí: Jay Freeman, conocido como Saurik. Saurik no sólo permitió/colaboró los primeros Jailbreak en iPhone/iPodTouch, sino que fue el creador de Cydia. Cydia fue/es un gestor de paquetes que creó para estos dispositivos, de modo que ahora los amantes de esta plataforma podían tener un lugar centralizado donde acceder a aplicaciones creadas en su integridad por la comunidad. Tan sólo tenías que añadir repositorios a Cydia, y este, al más puro estilo Linux/Unix accedía a ellos, listaba los paquetes disponibles y permitía instalarlos. Cydia era más que un gestor de paquetes, por debajo había todo un Framework para permitirlo. Pasaron muchos meses y años, y Cydia no paraba de crecer, donde se podían encontrar aplicaciones de pago incluso. Hasta que los de Cupertino quisieron enriquecerse a su costa.

Aquí empezó mi rechazo a Apple, sus políticas. Apple “copió” lo que era Cydia, para crear su propia tienda de aplicaciones. Entonces, hasta hoy, empezaron a jugar al ratón y al gato para poner cada vez más complicada la posibilidad de hacer Jailbreak, y con los años mataron, como es natural, Cydia. Lo triste de todo es que la AppStore no fue más que “el “trabajo robado” de toda una comunidad y de una plataforma totalmente abierta. Apple lanzaría su SDK, su AppStore, en paralelo ya corría Android y bueno… el resto lo conocemos más o menos todos. Así que podéis creerme, no me caso con nadie. Yo mismo creé mi propio repositorio para Cydia y algunos parches para iPod Touch/iPhone en su día, viví todo aquello.

Desde que existe el teléfono móvil, he pasado por todo tipo de dispositivos. Mi primer terminal fue el gran Alcatel One Touch Easy, me arriesgo a decir que el terminal más resistente que jamás se ha creado. De allí creo recordar que salté a Sony / Ericsson: T20e, T610i, K700, K610, W760 y C905. Luego iPhone 1G, luego HTC, Samsung, LG, y ahora Xiaomi. ¿Por qué todo esto? Bueno, como he dicho para alejar fanatismos, los tiempos cambian, las empresas y sus productos también, e incluso las propias necesidades lo hacen… pero siempre motivadas (las necesidades) por uno mismo, no por terceros.

En cualquier caso, esto no va de móviles siquiera, sino de una compañía en concreto, Xiaomi. Quizás el panorama del teléfono Móvil es el más significativo, pero no escribo un artículo para expresar lo contento o descontento que estoy de mi terminal, sino por la increíble escalada que ha dado esta compañía, podríamos decir que incluso mes a mes.

 

Xiaomi

La empresa se fundó en el 2010, aunque no sería hasta 2012/2013 en el que empecé a escuchar algo de ella. Fue la partida de Google del gran Hubo Barra (para tomar la vicepresidencia en Xiaomi) cuando empecé a indagar y echar un ojo en serio a lo que esta empresa estaba haciendo. Recordemos que de esto hace tan sólo un suspiro, y más cuando hablamos de empresas tecnológicas… y la proyección que ha tenido desde entonces.

En lo personal creo que el gran éxito de Xiaomi se ha debido a 3 factores fundamentales: Inmejorable oferta relación prestaciones/precio, gran soporte continuado en el tiempo, y filosofía de software por lo general abierta (y escuchando al usuario.). Podemos decir que a día de hoy es una de las empresas que mejor ha sabido leer realmente al usuario, no fabricando dispositivos destinados a vendérselos “a la fuerza” los necesiten o no los usuarios, sino mirando sobre todo a lo práctico.

 

Dispositivos

Mi primer gadget Xiaomi fue su Router Mi WIFI Mini. Buscaba un repetidor WIFI sin demasiadas pretensiones, así que empecé por los últimos que había adquirido para terceras personas (amigos, familiares y otros). TP-Link o D-Link habían sido anteriormente mis opciones, equipos baratos, funcionales y baratos, en una horquilla de los 20-30€. Y me topé con Mi Wifi Mini. Más o menos por el mismo precio de un AP 802.11n de 2 streams, tenía un Router completamente funcional, 802.11ac de 2 streams y posibilidad de poder usarse como AP/Repetidor/Router. Que diablos, pensé, no puede funcionar bien en la vida; ¿por el mismo precio que un AP sencillo tengo un hardware que en la competencia podría costar dos o tres veces más?. Un par de semanas después lo tenía en casa. Sólo diré sobre su funcionamiento/rendimiento que poco después compraría otro para otro allegado, y algo más adelante compraría su hermano mayor Mi WIFI R3. La experiencia fue inmejorable, y eso sin contar que incluso estética fue una gran sorpresa… para bien.

Mi segunda experiencia vino con unos auriculares/manos libre, específicamente Xiaomi Earbuds Sports Bluetooth.  Buscaba unos auriculares principalmente para música, sin cables y tipo earplugs. Me pasó lo mismo, después de mucho buscar las alternativas viables dentro del mercado “convencional” se iban a más del doble. De nuevo, un gran resultado. Muy poco después y casi paralelamente le tocaría el turno a un altavoz Bluetooth, Mi Bluetooth Speaker, que aunque originalmente estaba destinado a otros menesteres, terminó formando parte del elenco, buen audio, salida auxiliar, micro y tarjeta SD… de nuevo un gran precio.

Los productos de Xiaomi se disparaban, empecé a recomendar a mi entorno gadgets y móviles Xiaomi: Mi5, Mi5s, Redmi 4/4x… y después de esperar durante meses a un eventual lanzamiento en España del Google Pixel, me decanté después de mucho pensarlo por mi Xiaomi Mi 6… y no me arrepiento. Lo mejor de todo es que jamás he comprado por marca, siempre que necesito cualquier cosa lo primero que hago es ver realmente mis necesidades, me informo de lo que tengo en el mercado, mido todos los pros y contras y tomo la decisión. Y la decisión, cada vez más común en estos años, ha sido terminar acudiendo a Xiaomi. Esto mismo me pasó buscando un trípode para móviles y cámaras compactas/de acción, de nuevo, sin siquiera saber que existía, terminé adquiriendo un Xiaomi Selfie Stick, un buen mini-trípode, extensor, gran diseño, materiales y botón BT remoto.

A día de hoy tendríamos que sumar a la lista para terminarla (de momento), la cámara de acción Xiaomi Mijia 4K y la cámara Xiaomi 360º Sphere.

No soy un novato en la tecnología, no soy un usuario “medio”. Por lo general requiero de prestaciones por encima de la media, una fiabilidad importante. Es posible que los productos de Xiaomi no logren nunca alcanzar el top 1 dentro de su categoría, pues no nos engañemos, hay dispositivos muy superiores prácticamente en todas sus categorías, que podemos encontrar en el mercado. ¿Es el Mi A1 el mejor terminal del 2017? ¿Es el Mi Wifi Mini el mejor Router AC? ¿Es la cámara de acción Mijia 4K la mejor? No, posiblemente no. Casi con toda seguridad el Galaxy S8 es mejor terminal, un ASUS AC-3200 es mejor Router, y una GoPro Hero 6 mejor cámara. La cuestión no es esa, la cuestión es la gran calidad y prestaciones que obtenemos por su precio.

La cuestión es que por 200€ podemos adquirir un Xiaomi A1, un terminal de gama media-alta con la mayoría de todos los avances actuales dentro de los terminales móviles. Hace nada una persona muy cercana (usuaria siempre de iPhone) me comentaba que iba a comprarse el iPhone X. Gran compra le dije, si es que estás dispuesta a gastarte 1200€, y más importante, te compensa. Pero, ¿es que no tiene mejor cámara? ¿es que no tiene reconocimiento facial? ¿es que..??, sí, por supuesto, el iPhone X es mejor terminal que el Xiaomi A1, el problema no es ese… el problema es que para una persona normal, y con normal me refiero a más del 95% de la población, no van a notar en el día a día una mejora significativa. La cuestión es sencilla, por el precio que compras un iPhone X de Apple, puedes llevarte a casa 6 Xiaomi Mi A1. Ahí radica el éxito de Xiaomi, eso es lo que hace grande sus dispositivos. De forma similar, no dudo que una GoPro sea mejor en números que una Mijia 4K o incluso que la Yi… la cuestión es que por el precio de la GoPro puedes adquirir varias Mijia 4K, y os puedo asegurar que no tiene mucho que envidiarle.

¿Como ha logrado Xiaomi esto? ¿Donde está la trampa? Bien, hay dos factores importantes. El primero, y todo hay que decirlo, es que por lo general adquirimos sus productos en retailers extranjeros, ya sea GearBest, GeekBuying y tantos otros, y eso exime el pago de impuestos… siempre y cuando por supuesto estemos dispuestos a arriesgarnos a Aduanas, a no tener garantía… Pero existe un segundo factor mucho más importante. El primero lo es, pero recordemos que en España ya es posible adquirir algunas cosillas oficialmente en su tienda, y aunque los preciso son más inflados, aun compensa y mucho. El segundo factor de peso es, como dije anteriormente, han sabido leer realmente que necesita el usuario, sin maquillaje, y esto me gustaría extenderlo un poco más.

Por desgracia, la inmensa mayoría vive presa del consumismo, de los números, víctima del marketing barato. Hemos visto móviles que en su letra grande enseñan que poseen pantallas 4K, 128GB/256BG de almacenamiento, cámara de XMP… números, números y números, cuando la mayoría de ellos (sin dejar de ser ciertos ojo) realmente no tienen ningún impacto en el usuario de forma práctica. Es muy sencillo, un panel 4K para un móvil de 5-6 pulgadas es totalmente absurdo!! El ojo humano es incapaz de percibir más de 300dpi, cosa que se alcanza y de sobra con un panel FullHD, y consumiendo por cierto mucha menos batería. Lo mismo podemos decir del resto de la mayoría de las características que nos suelen poner en grande… ¿¿de verdad alguien necesita 256GB en el móvil?? Señores mi terminal es de 64GB, y después de unos 9 meses de uso tengo libre más de 50GB, y lo único que es verdad que hago cada cierto tiempo, y por seguridad, es vaciar fotos/vídeos, sin contar que sigo teniendo acceso a ello por Google Photos.

No nos engañemos, incluso los usuarios que podemos llamar de perfil avanzado no necesitan lo que les venden. Y este es el éxito de Xiaomi. No te voy a poner pantallas 4K que encarecen enormemente el producto y que además no sirve absolutamente para nada, te sobra con una FullHD, y a cambio te cuesta a lo mejor 100€ menos. La mayoría no juega constantemente, puede que determinado rango de edades, pero para la mayoría no es necesario tampoco el SoC más potente, ¿por qué no usar un buen SoC, fiable pero más barato? Qcom está haciendo un trabajo sensacional en la gama media. Y esto es aplicable no sólo a los móviles, sino a cualquier producto que vemos. No te venden el dispositivo más rápido, ni el más bonito, ni el más novedoso… te venden por lo general lo más equilibrado y a un gran precio.

 

Soporte

Para mi el soporte de un producto es esencial, por no decir que es de lo más importante cuando adquiero prácticamente cualquier gadget. He tenido malas experiencias en el pasado, y continúo criticando duramente a aquellas compañías que después de lanzar un producto lo abandonan a su olvido. Hay que ser también realistas, no podemos pretender que algo tenga un soporte de por vida. Supongo que en este punto es complicado llegar a estar alguna vez satisfechos, siempre querríamos ver como lo que hemos adquirido lo mantienen con mimo pese la suma de años. Pero las cosas no funcionan así, y ya sea por falta de presupuesto, por mala gestión, o sencillamente porque muchas empresas tan sólo les importa el vender y sacar nuevos productos, rara vez encontramos que un producto tiene un soporte de más de 1-2 años.

Obviamente muchos dispositivos no requieren de un soporte siquiera, quitando la garantía y en todo caso algún recambio. El problema viene cuando hablamos de un soporte por parte del Software que lo sustenta. Ya sean en forma de Bios/Firmware, Aplicaciones que los gestionan/manipulan, el propio software que los gobierna… posiblemente de nuevo lo más indicativo es si miramos los teléfonos móviles, pero para nada es algo específico de ellos, a día de hoy prácticamente la totalidad de los dispositivos tecnológicos que usamos son actualizables directa o indirectamente: PCs, Móviles, Routers, Cámaras, Altavoces, TVs, TV Boxs, Monitores, Drones… y repito sin contar las cientos de aplicaciones que tenemos para interaccionar con el hardware. Es importante, para mi esencial, que las políticas de soporte de los dispositivos que tengo son cuanto menos decentes. Para mí es imperativo que si mañana descubren un fallo de seguridad grabe en los Routers ASUS, en cuestión de días voy a tener disponible una versión nueva o un fix para ello. Y ya no sólo nos limitamos a problemas que puedan tener nuestros dispositivos a nivel de seguridad, sino que un buen soporte te va a brindar también mejoras importantes en el mismo dispositivo, correcciones de fallos, nuevas funcionalidades, más versatilidad… etc etc etc.

Hay muy pocas compañías que, en cuanto a soporte se refiere, podamos darle una nota alta. Los años por desgracia han ido poniendo en su lugar a más de una, y otras al contrario han logrado demostrar que sí respondían. Ejemplo de compañía que por lo general aprobaría con buena nota sería ASUS, Routers que pese a bastantes años después, siguen teniendo un soporte activo con actualizaciones no sólo de seguridad sino implementando y mejorando el software… y similar podemos decir como mayor fabricante de placas del mundo, actualizaciones de Bios generalmente extendidas bastante en el tiempo. Apple en el pasado también lo fue, un gran soporte sostenido en el tiempo, pero los últimos 10 años han demostrado todo lo contrario, gran decepción… el último fiasco, merecedor por cierto de un artículo exclusivo de ello, fue hace nada, cuando se descubrió que Apple en sus actualizaciones intencionadamente bloqueaba el uso de algunos procesadores a sus terminales de más de 2 años, produciendo que sus usuarios notasen un decremento de rendimiento actualización tras actualización, para que pensasen que su dispositivo estaba ya viejo y se viesen “obligados” a adquirir otro modelo nuevo (ni que decir tiene que los han demandado por todos lados). Samsung y Sony aprueban, lo cierto es que aunque quizás no con la mejor nota han logrado mantener un compromiso más o menos aceptable, lo cual se agradece teniendo en cuenta el pasado, han aprendido, espero, deseo que con el tiempo sigan mejorando. Google aprueba por pelos en cuanto a sus propios dispositivos Android, no así con sus aplicaciones/software, el cual aprueba con muy buena nota, pero teniendo en cuenta precisamente como son, tienen mucho margen de mejora. En fin… no vamos a detallar una a una las empresas, sería imposible…

El caso de Xiaomi es cuanto menos espectacular. Desde mi experiencia por supuesto, os diré que mi Router Mini/R3, tan barato, tan mono, tan… creo que salió al mercado sobre 2013/2014, pero es que después de más de 4 años está en mejor forma que nunca, actualizaciones habituales donde no sólo no solucionan problemas, sino que no dejan de mejorar el software e implementar cosillas nuevas. Cuando lo adquirí hasta la fecha, puedo hacer una larga lista de mejoras importantes.

Pero podemos mirar también a su división de móviles, en muchos casos superando incluso los 4 años de actualizaciones. En este punto hay que decir que es cierto que no siempre actualizando el código base de Android, pero al menos sí parches de seguridad y funcionalidades añadidas a través de MIUI, que a lo mejor no es la mejor capa de personalización (en lo personal la odio), pero es verdad que ha logrado llevar funciones interesantes a todo tipo de terminales. No todos sus terminales han tenido la misma suerte, pero aquellos que han sido mejor acogidos, han tenido un soporte bastante largo, muy lejos del año y medio al que parece que nos han acostumbrado.

 

Cercanía con el usuario y “apertura” a ellos

Esto es algo que me ha sorprendido. No es algo que me hubiese esperado de una compañía como Xiaomi. Es cierto que encontramos muchas otras que en este aspecto son sobresalientes, pero es mucho más sencillo para las grandes estar a la altura en este punto, como es el caso de Google. Quizás el título de esta parte no es muy auto aclaratorio… lo que quiero indicar es la importancia del trato directo de la compañía, que escucha al usuario, que se preocupa más de dar libertades al usuario que coartarlas. Google fue de los primeros que nos enseñó el valor de esto en muchos aspectos… fue Google con su familia Nexus quien logró que los fabricantes (y más tarde los propios ISP) permitiesen desbloquear por ejemplo los bootloaders de sus dispositivos, y lo que antes era algo extremadamente raro de poder hacer (sin hacks), a día de hoy casi la totalidad de fabricantes lo permiten, sí, con ciertas restricciones y letra pequeña, pero lo permiten. Esto ha permitido una comunidad mucho mayor, diversidad, un increíble aprendizaje para muchos (entre los que me encuentro), mayor confianza… se dieron cuenta que el usuario era algo que demandaban, y poco a poco se abrió el camino. Lo mismo lo vemos en otros hardware, no es algo específico de los móviles… ASUS por ejemplo en su división para hardware de red permite sin problema el acceso completo (root) a sus dispositivos, cosa que les hace ganar muchos enteros.

De cara a Xiaomi, en este aspecto, fue de los primeros que desde el principio ha permitido el acceso completo a sus equipos, sea de forma publicitada o no… da igual si es hardware de red, teléfonos, cámaras… nunca han querido complicar al usuario o coartarle libertades. Muchos pueden ver esto como problemas de seguridad, pero a mi modo de ver el usuario es mayorcito para saber que puede o no puede hacer como hacen otras, el colmo es que algo que compro me tengan que obligar a usarlo como ellos quieran que yo lo use… yo no soy así, lo siento, y si adquiero algo quiero poder hacer con ello lo máximo posible, aunque ello implique tener funciones o prestaciones por debajo de lo preestablecido, pero es mi decisión.

En cualquier caso no sólo se trata de que nos permitan ser dueños completos de nuestros dispositivos. Es necesaria una confianza, una cercanía, el sentirse “escuchado” por la empresa, que las opiniones importan, que los problemas se solucionan, que no se tira la culpa al otro lado, que se explican las cosas, que se entona el mea culpa si es necesario, que se da la cara y se responde como dios manda cuando existe cualquier problema, tenga la importancia que tenga. Básicamente, que no te dejen con el culo al aire. Google, repito, es un gran ejemplo de esto, sus grupos de soporte son muy amplios y con una comunicación directa con ellos. Es cierto que podrían dar muchas más explicaciones de las que dan, pero por lo general no esconden la mano y responden al usuario como deben. Por supuesto siempre hablamos en términos generales.

Xiaomi hace un trabajo muy bueno… quizás no llega al punto de Google, pero es notable. Foros oficiales de reportes de fallos, grupos amplios de usuarios beta/alpha para sus software, comunicados de los propios desarrolladores, noticias, explicaciones de decisiones que toman… Y todo ello mezclado con un gran “problema” que tiene Xiaomi que no tiene prácticamente ninguna otra compañía: Todo lo que abarca.

En realidad Xiaomi opera de muy diversas formas, sabemos que tienen dispositivos de todo tipo, desde hardware de red, audio, imagen, móviles, domótica, industria textil… pero no significa que Xiaomi fabrique o desarrolle todo ello. Xiaomi funciona con diferentes filiales propias como Mijia o Yi, por ejemplo, pero también con muchas otros fabricantes externos, los cuales permiten por así decirlo ponerle el sello de Xiaomi sólo si pasan una serie de controles, de especificaciones, de calidad de… esa es la razón por la que muchos no entienden como es posible que vendan casi de todo, patinetes, robots aspiradores, bombillas, adornos, televisores, cerraduras, drones, móviles, ropa… Y os aseguro que la gran mayoría de todos sus productos son bastante recomendables si se necesitan. Bien, aunar todo eso es extremadamente complejo, como es natural la compañía principal, Xiaomi, no puede dar la cara en todo ello, es imposible, y se delega precisamente en sus filiales o en esos externos. Y pese a ello, aprueban con bastante nota.

 

Unos puntos finales

Estamos acostumbrados a escuchar de forma despectiva eso de que no deja de ser una “empresa china”. Quizás ese san benito no sea capaz de quitárselo nunca. Esto no es algo que me preocupa demasiado, es también el desconocimiento del usuario. ¿Sabéis la de veces que he escuchado decir incluso con “asco” eso de que Huawei es una marca rara china? Sí, Huawei es una compañía china, pero de pequeña, de cutre, de falta de experiencia… tiene bien poco. Que la inmensa mayoría haya empezado a escuchar de ella “recientemente” por los móviles o que sea china, poco o nada tiene que ver con lo que es Huawei, una de las compañías de telecomunicaciones más grandes del mundo, que se dice pronto, y aun me atrevería decir que una mayoría aun la tildan de “chino malo”. Cisco no es una empresa que por lo general el público medio escuche nunca, y pobre el que pueda pensar o creer que es una empresa tercermundista (y no estoy para nada malmetiendo o desprestigiando a empresas más pequeñas, sean chinas, japonesas o Españolas).

China no es lo que era. Durante muchísimos años occidente ha usado China como su base principal donde asentar sus fábricas, mano de obra barata. Durante años las empresas han puesto allí sus mejores máquinas/tecnologías, y ha pasado lo que tenía que pasar, que China a aprendido, que los materiales que salen de sus fábricas ya no es ese plástico que daba miedo tocar, no son dispositivos mecánicos que al girarlo 2 veces se partía. A día de hoy la inmensa mayoría de todos los productos tecnológicos que tenemos vienen de allí, da igual que sea una empresa china o estadounidense, las fábricas muchas veces son las mismas. Han aprendido y siguen haciéndolo, y hay que decir que son bastante eficientes en “copiar”/”adaptar” tecnología.

Xiaomi está creando soluciones muy interesantes. Por supuesto está lejos de ser perfecta, y tiene algunos grandes problemas que aun la hacen poco “accesible” para muchos. El más importante, es que no es una compañía digamos internacional. Es verdad que ha aterrizado muy recientemente en España, con un abanico de productos bastante limitados. Para la mayoría, adquirir productos de Xiaomi que no estén en la tienda oficial Española puede ser un suplicio, y un riesgo, a veces no asumible por el usuario, cosa por otro lado totalmente normal. Al no existir una venta directa en nuestro país (en mucho de sus productos) se produce también muchos problemas indirectos.

Por ejemplo, la mayoría de sus dispositivos no están preparados para trabajar todo lo bien que podrían en las bandas de frecuencias con las que funcionamos aquí. Otra cuestión habitual es la necesidad de los adaptadores de cargadores y otros, por ser diferentes los usados en China que en Europa. Manuales e incluso el propio software de muchos de sus hardware sólo lo tenemos en chino!! Mis auriculares son geniales, los llamo cariñosamente “Juanchi” (关机 – Guānjī), que es lo que dicen cuando los apago. Xiaomi no es para todos, pero está conquistando a un ritmo vertiginoso todos los mercados.

Hay que entender que al margen de todo lo demás, Xiaomi puede ofrecer gadget a los precios que los ofrece (y no solo porque muchos los compramos fuera y no se pagan impuestos) porque su margen de beneficios es mínimo por venta directa. Para poner esto en perspectiva, pensad que el margen de beneficio de Apple con la venta de iPhone X es de aproximadamente un 60%. Es decir, que de los 1200€ que el usuario paga, unos 900€ van al bolsillo directo de Apple, y el resto para costear los gastos, pese a lo que muchos puedan pensar, el elevado coste que poseen no tiene nada que ver con el hardware que poseen, es más una cuestión de política de precios. Con esto en mente, pensad ahora que el margen de beneficio de Xiaomi por gadget, a lo mejor es de un 5%. No obstante, Xiaomi recibe inyecciones económicas por otro lado, por ejemplo por publicidad, datos estadísticos y otros que generan sus dispositivos, por ejemplo MIUI tiene preinstalado lo que podríamos llamar casi malware que nos puede mostrar publicidad, y recolectan datos sobre uso y más.

Como todo, es cuestión de preferencias. Hay quienes no tienen problema alguno en gastarse 700€ en un Samsung nuevo de última generación. Otros prefieren tener unos auriculares Sony de amplio espectro y cable… He oído decir más de una vez, por desgracia, que existen marcas/compañías más modestas porque sencillamente hay gente que no tiene tanto dinero para comprar lo que ellos creen que es la mejor marca. No es broma, forma parte del fanatismo de muchos, y eso da miedo: “Compras en Xiaomi porque eres un tieso, si tuvieses pasta te comprarías un iPhone/Samsung…”. No, actualmente compro más productos Xiaomi porque son los que más se acercan a lo que necesito. No necesito el Router más rápido del mundo, ni el teléfono con mejor cámara, ni necesito un lápiz óptico, ni necesario una pantalla 4K en el móvil… soy realista. Y sí, tengo mis caprichos como poco más o menos todo el mundo, pero dentro de ellos intento siempre ser coherente, sin perder la cabeza.

El futuro, como todo, es desconocido. Esta es mi opinión de Xiaomi en este mismo momento. Mañana, dentro de un mes o de algún año el panorama puede ser totalmente diferente al que es hoy. No podemos saber si Xiaomi cambiará su modelo de negocios o sus políticas actuales. No sabemos si surgirá una nueva compañía que deslumbre y despunte, o si alguna de las ya existentes se hundirán o se elevarán hasta la cima. A lo mejor ni siquiera es así y simplemente van apareciendo muy buenos productos de modo más esparcido entre diferentes compañías, diferentes rangos de precio, finalidades… como dije al principio, he pasado por cantidad de compañías, y casi con seguridad seguiré pasando por ellas, y por otras nuevas. No sé que cual será mi próximo gadget sinceramente, y mucho menos que marca o modelo tendrá, siempre están todas las opciones encima de la mesa, y creo que es la mejor forma de “enfrentarse” a esta sociedad tan consumista que tenemos. Me da auténtica pena quien sigue creyendo que todo esto va de dinero, de status, de “clase”, de… la tecnología está para hacernos en la medida de lo posible la vida mejor y más cómoda, no para ser sus esclavos, y mucho menos para ser los esclavos consumidores de nadie.

Saludos.